Peritación de un volvo xc70, avería mecánica

Informe pericial de volvo xc70 con motor diesel

A la hora de realizar una peritación, un técnico de Reparatucoche se desplaza a conocer el coche y realizar las comprobaciones oportunas tomando fotografías del vehículo. Adjuntamos, como siempre, las fotos de un volvo xc70diesel para que conozcas al detalle todo sobre esta reparación. A continuación, os contamos cómo se realizó la peritación del Volvo Xc70.

Estado del Vehículo

Personado en primera visita en el taller de gestión el día de febrero de , se procede a identificar el vehículo asegurado, para verificar las reclamaciones efectuadas por el cliente, confirmándonos que el vehículo entro en sus instalaciones por sus propios medios. En primer lugar constatamos que tanto la ficha técnica como el permiso de circulación se encuentran en el interior del vehículo, estando ambos permisos en regla, pudiendo constatar la cilindrada del motor que asciende a 2.4cc, rindiendo 1cv de potencia. Tras concretar que este tipo de vehículo debe pasar las revisiones cada 30.0km, comprobamos que el vehículo no contiene el libro de mantenimientos en su interior, ni tenemos constancia de que el aceite del cambio haya sido renovado en alguna ocasión, dado que el taller tampoco cuenta con histórico del vehículo, ni la marca contempla mantenimiento periódico del mismo. Realizadas las comprobaciones que se han estimado oportunas, se procede a inspeccionar el vehículo, comprobando que el vehículo no se encuentra desmontado en el momento de nuestra visita. Para la comprobación de la avería solicitamos una prueba en carretera, durante la cual podemos valorar, tanto el cambio brusco de marcha, el tironeo traslado por el cambio a la carrocería, que se refleja en la oscilación de la aguja de revoluciones así como en la pérdida de potencia y patinamiento interno de los propios discos de embrague cambio, todo ello acompañado de un fuerte ruido constante emitido por el cambio. De vuelta en las instalaciones del taller reparador solicitamos una lectura de la memoria de averías, constatando el código TMC referente al patinamiento sufrido por los propios discos de embrague. Dad la falta de disponibilidad de elevadores en el momento de nuestra visita no ha sido posible la comprobación insitu del aceite del cambio, aunque el mismo taller nos confirma que ha sido comprobado con anterioridad, corroborando su correcto nivel, no así su estado dado que se presenta fuertemente degradado. Por ello solicitamos al propietario la autorización pertinente, para que el taller pueda proceder al desmontaje y desguace del cambio, para así valorar el origen y causas de la avería. Tras ponernos en contacto con el taller reparador el día de febrero de , nos comunican que debido a la alta carga de trabajo soportada, no han comenzado los desmontajes solicitados. Acordamos nuevamente, que una vez hayan sido finalizados tales desmontajes, se pongan en contacto con nosotros, para que podamos realizar una nueva visita al taller, y constatar las causas que han provocado la avería objeto de informe. A día 3 de marzo de , tras personarnos en las instalaciones del taller reparador, previa solicitud del propio taller tras comunicarnos que los desmontajes solicitados habían sido finalizados, y permanecer a la espera durante más de 30min a ser atendidos, nos comunican que debido a asuntos internos de la propia empresa, no nos podrán atender en el día de hoy, de ahí que acordemos una nueva visita para los días posteriores, aunque entendemos que tal visita deberá ser abonada, dado que el traslado ha sido realizado como se nos solicitó y acordamos. A día 4 de marzo de , personándonos de nuevo en las instalaciones del taller reparador comprobarnos que este ha procedido al desmontaje y desguace del cambio, pudiendo valorar el desgaste global y avanzado de la totalidad de sus discos de embrague, no manifestando signos de decoloración u otro tipo de desperfectos notables, tan solo el desgaste achacable al uso del vehículo. De igual modo valoramos la tonalidad ennegrecida presentada por los restos de aceite existentes, que confirma el alto grado de deterioro sufrido por el aceite del cambio, dada su falta de mantenimiento, no contemplado por el propio fabricante. A la vez confirmamos la degradación sufrida por el filtro de aceite, dada la acumulación de suciedad en su tamiz, derivada del desgaste sufrido por los diversos elementos que componentes el cambio. Tras ello comprobamos el desgaste y erosión sufrida por el propio cuerpo de la bomba de aceite, probablemente derivado del deficiente engrase recibido, producto del deterioro sufrido por el aceite, agravado por la falta de permeabilidad del propio tamiz del filtro de aceite, dado el grado de obstrucción manifestado.
Utilizamos sistemas de seguimiento de IPs y cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí