Peritación de un renault twingo, avería mecánica

Informe pericial de renault twingo con motor diesel

A la hora de realizar una peritación, un técnico de Reparatucoche se desplaza a conocer el coche y realizar las comprobaciones oportunas tomando fotografías del vehículo. Adjuntamos, como siempre, las fotos de un renault twingodiesel para que conozcas al detalle todo sobre esta reparación. A continuación, os contamos cómo se realizó la peritación del Renault Twingo.

Estado del Vehículo

Personado en primera visita en el taller de gestión el día de marzo de , se procede a identificar el vehículo, para verificar las reclamaciones efectuadas por el cliente. En el interior del vehículo se localiza la documentación únicamente, por lo que no tenemos constancia de que se haya realizado el correcto y puntual plan de revisiones preconizado por la marca. Según nos indica el jefe de talleres el vehículo llegó al taller por sus propios medios. En el momento de nuestra visita el vehículo se encuentra con la culata y bomba de agua desmontadas. Antecedentes: El jefe de taller nos informa que a este vehículo se le sustituyó el alternador hacía el día 3 de marzo (adjuntamos copia de OR). Posteriormente regresa al taller el día de marzo sin correa de accesorios, y con el testigo de sobretemperatura motor iluminado en el cuadro. Se monta una nueva correa de accesorios y un termostato para efectuar prueba, y se devuelve del vehículo al usuario dado que alegaba urgencia. Posteriormente el vehículo regresa al taller por problemas de pérdida de refrigerante debido a la presión que recogía el circuito, tras lo cual se ha desmontado la culata. En primer lugar comprobamos como el alternador del vehículo presenta un estado de nuevo, al igual que la correa que actualmente porta el vehículo. Verificamos que el rodillo de correa de accesorios muestra signos de comienzos de gripaje en su rodamiento. Al inspeccionar el vano motor no se observan restos de deterioro de la antigua correa. El jefe de taller nos informa que no se han encontrado restos de la correa saltada. Verificamos la bomba de agua desmontada, viendo que su rodillo presenta un estado de limpieza que no corresponde con el estado general del vehículo, lo que nos indica que ha sido reparada recientemente. La bomba de agua gira correctamente y no presenta ningún tipo de anomalía visual. El termostato también muestra un estado visual correcto. Inspeccionamos de forma visual la culata, no apreciándose daños visibles sobre la misma. El taller no dispone de regla de plano por lo que no podemos efectuar una primera comprobación del estado del plano de la culata. Las válvulas no muestran signos de daños por golpes contra los pistones. Las camisas de los pistones no muestran arañazos por lo que no parece que el bloque haya resultado afectado por sobretemperatura motor. La junta de culata no tiene roturas ni grietas, aunque puede verse signos de fogueo en su superficie, en los cilindros 2 y 3, zonas de más acumulación térmica. Solicitamos al jefe de taller que pida autorización al usuario para enviar la culata a un especialista, quien nos pueda emitir un informe del estado de la culata. A fecha de marzo de , se nos facilita el informe del especialista quien indica que la estanquidad del vehículo es correcta, pero se ha de efectuar un planificado, dado que el plano de la culata ha resultado afectado. Para que el plano de la culata se haya visto afectado se ha tenido que producir una sobre temperatura de motor. Atendiendo a que el alternador del vehículo es nuevo y muestra un estado correcto, que la correa montada en la sustitución del alternador era la que portaba el vehículo, y que el rodillo de correa de accesorios presenta un estado muy deteriorado, estando su rodamiento parcialmente gripado, entendemos que la rotura de la correa de accesorios ha sido causada por el incorrecto estado del tensor. La rotura de la correa de accesorios ha originado que la bomba de agua se haya quedado sin recibir movimiento, con la consiguiente pérdida de flujo de refrigerante, lo que origina el aumento de la temperatura del motor, hasta llegar al punto de haber dañado la culata. Hemos de indicar que el vehículo equipa un avisador luminoso de sobre temperatura motor, avisador que según nos indica el jefe de taller se encontraba iluminado en su recepción, y cuyo funcionamiento se comprobó en nuestra visita. Este avisador informa de un aumento excesivo de la temperatura de motor, por lo tanto, de haber detenido el funcionamiento del motor al iluminarse dicho avisador los daños se hubieran minimizado. El jefe de taller nos informa que no se ha presupuestado el termostato ni la correa de accesorios dado que se montaron para hacer pruebas, y no se cobró a modo de atención comercial del taller.
Utilizamos sistemas de seguimiento de IPs y cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí