Peritación de un peugeot peugeot, avería mecánica

Informe pericial de peugeot peugeot con motor diesel

A la hora de realizar una peritación, un técnico de Reparatucoche se desplaza a conocer el coche y realizar las comprobaciones oportunas tomando fotografías del vehículo. Adjuntamos, como siempre, las fotos de un peugeot peugeotdiesel para que conozcas al detalle todo sobre esta reparación. A continuación, os contamos cómo se realizó la peritación del Peugeot Peugeot.

Estado del Vehículo

Personado en primera visita en el taller de gestión el día de enero de , se procede a identificar el vehículo asegurado, para verificar las reclamaciones efectuadas por el cliente, confirmándonos que el vehículo entro en sus instalaciones por sus propios medios. En primer lugar constatamos que tanto la ficha técnica como el permiso de circulación se encuentran en el interior del vehículo, estando ambos permisos en regla, pudiendo constatar la cilindrada del motor que asciende a 9cc, rindiendo cv de potencia. Tras concretar que este tipo de vehículo debe pasar las revisiones cada 15.0km, como indica el propio libro del usuario, comprobamos que el vehículo no contiene el libro de mantenimientos en su interior, aunque la compañía nos facilita el histórico del taller, comprobamos que el vehículo tan solo ha realizado una revisión periódica en fecha 07.04.con 54.855km, cuando por kilometraje le correspondería haber realizado 4 revisiones, dato que confirma la alta degradación sufrida por el aceite motor, así como los daños ocasionados en el mismo. Realizadas las comprobaciones que se han estimado oportunas, se procede a inspeccionar el vehículo, comprobando que el vehículo no se encuentra desmontado en el momento de nuestra visita. Nos comunica el jefe de taller, el Sr. José, que en el momento de la recepción del vehículo, el nivel de aceite en carter era prácticamente nulo, dado que tuvieron que rellenar unos 3l del mismo aproximadamente, cuando este vehículo en origen debe llevar 3,5l, anomalía que justifica los daños por falta de engrase que posteriormente expondremos. En el momento de nuestra visita, confirmamos el correcto nivel de aceite en carter, dado que ha sido rellenado con anterioridad por el taller reparador para evitar un agravamiento de daños, así como de refrigerante, valoramos la usencia de goles u otro tipo de desperfectos en sus bajos, al igual que confirmamos la ausencia de fugas de consideración en ambos circuitos. Seguidamente accionamos el arranque del motor, previa confirmación del correcto funcionamiento de los testigos del cuadro de mandos, iniciando una prueba dinámica en carretera, comprobando como tras recorrer unos pocos metros con el vehículo y manteniendo un régimen de revoluciones mínimo, para evitar un agravamiento de la avería, el testigo de presión de aceite así como el de STOP, se iluminan en el cuadro confirmando el disfuncionamiento del sistema de lubricación del motor, de ahí que demos por finalizada la prueba, para evitar un posible agravamiento de daños. Para confirmar el origen y alcance de los daños ocasionados por la falta de engrase a la que se ha visto sometido el motor, solicitamos y autorizamos al taller el desmontaje del carter de aceite y extracción de los casquillos de biela. A día de enero de , personándonos nuevamente en las instalaciones del taller reparador comprobamos que el taller ha realizado el desmontaje la tapa del culatín y casquillos de biela, valorando en primer lugar los restos de aceite solidificado existentes en el alojamiento de la cadena de distribución, que nos informan sobre el nivel de degradación alcanzado por el aceite de motor, dato contrastado con el histórico aportado por el taller que nos informa que el vehículo tan solo ha realizado 1 revisión periódica, en fecha 07.04.con 54.855km cuando por kilometraje le corresponde haber pasado 4, quedando así confirmar el origen y causas de la avería objeto de informe. Tras ello valoramos la erosión sufrida por los casquillos de las 3 bielas, mas agudizados en el casquillo nº 3 al situarse más alejado de la bomba, yendo minimizándose en el 2 y en el 1 dada si mayor proximidad a la bomba, daños claramente ocasionados por el deficiente e insuficiente engrase recibido. De igual modo confirmamos la existencia de arañazos de consideración en la superficie de las muñequillas del cigüeñal, cuyo origen es coincidente con en los casquillos. A día de enero de , adjuntamos la tasación de la reparación, a modo orientativo, dado que desconocemos el coste real de la reparación del cigüeñal, a parte de otros recambios necesarios para la misma, quedado a la espera de la decisión adoptada por la compañía. A día de enero de , puestos en contacto con el taller reparador, nos confirman que tras haberse trasladado el cigüeñal al rectificador, se han confirmado los daños en apoyos y muñequillas que requerirán su rectificado, pero ya que no existen casquillos en sobre medida para los apoyos, descartamos la posibilidad de reparación del cigüeñal, de ahí que se requiera su sustitución, modificando e incluyéndolo en la nueva tasación adjunta. A día de enero de , incluimos en la tasación adjunta los descuentos en recambio adjuntamos por el taller. A día 3 de febrero de , tras la decisión adoptada por la compañía, de no reparar el vehículo, procedemos al cierre del informe.
Utilizamos sistemas de seguimiento de IPs y cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí