Peritación de un nissan qashqai, avería mecánica

Informe pericial de nissan qashqai con motor diesel

A la hora de realizar una peritación, un técnico de Reparatucoche se desplaza a conocer el coche y realizar las comprobaciones oportunas tomando fotografías del vehículo. Adjuntamos, como siempre, las fotos de un nissan qashqaidiesel para que conozcas al detalle todo sobre esta reparación. A continuación, os contamos cómo se realizó la peritación del Nissan Qashqai.

Estado del Vehículo

Personado en primera visita en el taller de gestión el día de septiembre de , se procede a identificar el vehículo, para verificar las reclamaciones efectuadas por el cliente. En el interior del vehículo se localiza el libro de revisiones y la documentación. Comprombamos el libro de mantenimientos sellado con las revisiones realizadas todas en concesión oficial Nissan, existiendo leves desfases en los dos primeros mantenimientos y un desfase de 3.105km. y casi un año en el último mantenimiento. Según nos indica el jefe de talleres el vehículo llegó al taller por sus propios medios. En el momento de nuestra visita el vehículo se encuentra con las bujías, colector admisión e inyectores desmontados. En primer lugar comprobamos que los avisadores luminosos del cuadro se encienden al poner el contacto. Los niveles de aceite y refrigerante son correctos en el momento de nuestra visita. El vano motor no muestra anomalías visuales de ningún tipo. El jefe de taller nos facilita una diagnosis donde se registran fallos en el cilindro nº 2. Ese mismo cilindro muestra una compresión de 0 en dicha prueba. El resto de los cilindros tienen compresiones muy bajas, rondando los 5 bares. Comprobamos de forma visual las válvulas a través de los orificios de la culata, los cuales han quedado al descubierto al desmontar el colector de admisión. Con ayuda de una linterna y un espejo comprobamos las cabezas y vástagos, pero no se aprecian daños. Solicitamos al jefe de taller que pida autorización al usuario para desmontar la calata. A día de septiembre de , se nos informa que el vehículo aún no ha sido desmontado Personado en el taller reparador el día de septiembre de , se procede a verificar causa y alcance de la avería tras haberse desarmado el motor. En primer lugar comprobamos de forma visual la culata, viendo que no presenta daños de ningún tipo. Las válvulas no tiene signos de golpes contra pistones, y no hay roturas de su material. La junta de culata tiene un estado visual correcto. A continuación examinamos el cigüeñal y arboles de levas, descartando daños por falta de engrase. La bomba de aceite tampoco tiene daños visuales. Verificamos la cadena de distribución, elemento que no muestra daños de forma visual, aunque se recomienda su sustitución al haber sido desmontada ya que puede haberse estirado. Examinamos los pistones, viendo que los segmentos de compresión y engrase están agarrotados en sus cajetines. Esto se produce en todos los pistones, pero especialmente en el pistón nº 2, que además también tiene agarrotado el segmento superior o de fuego, motivo por el que su cilindro no tenía compresión. Indicar que los pistones tienen una coloración marrón rojiza en la zona de su bulón, lo que indica que se ha producido un aumento de temperatura en esta zona. Por último comprobamos las camisas, no viéndose daños relevantes en ninguna de ellas. únicamente se aprecia una muy leve marca en la camisa nº2, pero tras haber sido comprobada por el taller, no se requiere intervenir sobre ella ni el bloque.
Utilizamos sistemas de seguimiento de IPs y cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí