Peritación de un mercedes sprinter, avería mecánica

Informe pericial de mercedes sprinter con motor diesel

A la hora de realizar una peritación, un técnico de Reparatucoche se desplaza a conocer el coche y realizar las comprobaciones oportunas tomando fotografías del vehículo. Adjuntamos, como siempre, las fotos de un mercedes sprinterdiesel para que conozcas al detalle todo sobre esta reparación. A continuación, os contamos cómo se realizó la peritación del Mercedes Sprinter.

Estado del Vehículo

Personado en primera visita en el taller de gestión el día de noviembre del , se procede a identificar el vehículo, para verificar las reclamaciones efectuadas por el cliente. No se encuentra documentación pero si el histórico de mantenimientos. Según nos indica el jefe de talleres el vehículo llegó al taller en grúa. En el momento de nuestra visita el vehículo se encuentra sin desmontar. Tras verificar que los fluidos del motor se hallan a nivel correcto, procedemos a poner en funcionamiento el motor advirtiendo sonido anormal en la parte alta de la culata además de una incapacidad para aumentar el régimen de giro motor al acelerar. El jefe de taller nos exhibe prueba de compresiones en la que se detecta carencia de compresión en el cilindro 2. A la vista de los síntomas que presenta el vehículo, solicitamos que se proceda al desmontaje de la culata. El día de noviembre del acudimos al taller para verificar el estado de los componentes desmontados. Iniciamos la inspección con la culata sin advertir indicios de alabeo en su plano por posible exceso de temperatura. Sus válvulas no aparentan estar deformadas ni tampoco exhiben restos de viruta metálica. Finalizada la inspección de la culata hacemos lo propio con el bloque motor. Al observar el estado del pistón del cilindro 2 advertimos que presenta una grieta en su cabeza hallándose claramente diferenciado un punto de rotura inicial en concreto, a partir del cual se sucede la grieta del pistón. El resto de pistones se hallan en buen estado aparente. Intuimos que la causa de la avería deriva de haber funcionado el inyector del cilindro 2 abierto aplicando un flujo de gasóleo incesante que termina por romper el pistón. Para terminar de constatarlo, hemos solicitado que deriven los inyectores al especialista para que comprueben su funcionamiento. Tan pronto conozcamos el resultado de las comprobaciones de los inyectores pactaremos reparación con el taller. El día de noviembre solicitamos al taller que efectúen el pedido de material para no interrumpir la reparación. El día de noviembre nos indica jefe de taller que el informe del especialista en inyección no revela fallos evidentes en ningún inyector por lo que proceden a efectuar limpieza ultrasonido que garantice la reutilización de los mismos. A día de noviembre el jefe de taller nos indica que están a la espera de recibir materiales. Puestos en contacto en contacto con el jefe de taller el 2 de diciembre nos indica que se hallan en proceso de reparación bastante avanzado. El 4 de diciembre acudimos al taller para verificar el estado del vehículo una vez reparado. Durante la prueba dinámica advertimos sonido de fricción metálica procedente del interior del turbocompresor. Teniendo en cuenta que en 192.2km todavía no consta intervención sobre el turbo y que el sonido detectado deriva de fricción interna entre algunas aspas y la caracola como consecuencia de cierto desequilibrio en su eje, hemos autorizado la sustitución del turbocompresor. Como contrapartida indicamos que, finalmente, el jefe de taller omitió reemplazar una serie de materiales como es el caso de las bielas al comprobar que al instalarle nuevos pistones no existían holguras ni alabeos.
Utilizamos sistemas de seguimiento de IPs y cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí