Peritación de un hyundai getz, avería mecánica

Informe pericial de hyundai getz con motor diesel

A la hora de realizar una peritación, un técnico de Reparatucoche se desplaza a conocer el coche y realizar las comprobaciones oportunas tomando fotografías del vehículo. Adjuntamos, como siempre, las fotos de un hyundai getzdiesel para que conozcas al detalle todo sobre esta reparación. A continuación, os contamos cómo se realizó la peritación del Hyundai Getz.

Estado del Vehículo

Personado en primera visita en el taller de gestión el día 9 de enero de , se procede a identificar el vehículo, para verificar las reclamaciones efectuadas por el cliente. En el interior del vehículo No se encuentra el libro de mantenimientos, Ni tampoco existe histórico de mantenimientos en el taller donde se perita el vehículo. Según se indica en la OT junta de culata. Según nos indica el jefe de talleres el vehículo llegó al taller por sus propios medios. En el momento de nuestra visita el vehículo se encuentra montado. Se comprueba inicialmente el funcionamiento de los testigos de cuadro, observando que funcionan correctamente. Indicamos a la compañía que dado que es la segunda ocasión que se perita el vehículo por la misma incidencia en el motor (reclamada por su propietario), procedemos a realizar una segunda inspección del vehículo, constatándose de esta manera que el tapón y tapa de balancines en su interior, presentan descomposición del aceite (masa blanca compuesta por agua y aceite). Se comprueba el nivel de aceite de motor y observamos que el mismo se encuentra con buen aspecto aparente. Se comprueba el nivel de refrigerante del motor en el radiador y observamos que el mismo se encuentra al máximo, no obstante responsable de taller manifiesta que el propietario del vehículo ha rellenado el nivel de refrigerante con anterioridad. Visto el caso expuesto, hemos acordado con el responsable de taller, realice la limpieza del tapón y tapa de balancines, seguida de una prueba larga de conducción de no menos de 1km, previa autorización de su propietario, con el fin de comprobar los niveles de líquidos del motor y resultado de la misma. Tras comunicarnos el taller que ha procedido a la realización de las pruebas solicitadas por el perito que suscribe y autorizadas por el propietario del vehículo, nos personamos nuevamente en nuestra segunda visita, pudiendo constatar que efectivamente el vehículo ya ha realizado un total de 1km desde las últimas comprobaciones realizadas, de esta manera pasamos a detallar los resultados apreciados. Comprobamos que el nivel del refrigerante de motor no solo a descendido en reposo, si no que tras arrancar el motor con el tapón desmontado, se genera una expulsión del liquido refrigerante por el tapón. Verificamos en el tapón de la tapa de balancines y varilla de medición de nivel de aceite de motor, restos de aceite descompuesto, síntoma inequívoco de derivación de refrigerante al interior del motor. Por lo tanto se ha realizado solicitud de desmontajes del carter y culata, previa autorización de su propietario, con el fin de comprobar con mayor exactitud el origen y procedencia del fallo reclamado. Tras comunicarnos el responsable de taller, que el vehículo de referencia ya se encuentra totalmente desmontado, indicamos que personados en nuestras siguientes visitas periciales al taller de referencia, hemos podido constatar el estado de la Culata, Junta de Culata, Cilindros, pistones y elementos situados en la zona baja del motor, tales como cigüeñal, bielas, casquillos, carter y toma de succión de aceite. Reseñamos a la compañía que tras analizar el estado de la culata en su parte superior y carter, hemos podido observar, que la misma presenta restos solidificados de aceite de motor, los cuales denotan un estado de conservación del motor reprobable, con aceite de motor degradado y adherido a las piezas fijas. Los pistones presentan restos de carbonillas adheridos en su superficie y las válvulas de es escape se encuentran degradadas por su mala combustión, presumiblemente debido a un aceite de motor inadecuado. Reseñamos que la toma de succión de aceite del motor, presenta una obstrucción parcial por los restos de carbonillas, lo cual ha originado una disminución del flujo de aceite (caudal de succión) para distribuir por el motor. Se constatan restos de virutas metálicas muy finas y observamos que tras desmontar los sombreretes de las bielas del motor, que los casquillos del cilindro numero 4 se encuentran degradados, lo cual ha originado daños en el cigüeñal (presenta una viable reparación por taller especialista) no obstante el resto de casquillos de bielas o bancadas del cigüeñal no presentan signos de daños por falta o mala lubricación. Esto es debido a la baja presión de aceite en el sistema e incluso mala calidad del aceite utilizado en la vida útil del motor, lo cual ha originado degradaciones y daños paulatinos en los elementos expuestos a lubricación y altas presiones. Indicamos a la compañía que además, la junta de culata del motor, presenta un fogueo entre los puentes de unión del refrigerante y la compresión del motor, lo cual implica que el motor ha sufrido un consumo de agua en algún momento de su vida y la culata debe ser reparada por un taller especialista. Destacamos a la compañía que tanto el taller como el perito que suscribe no han podido localizar fugas de agua exteriorizadas por el motor o alguno de sus componentes hacia el exterior. La bomba de agua no ha sido desmontada con el fin de no encarecer aún más la reparación del motor. Para la reparación del motor sería preciso sustituir válvulas de escape, juego casquillos bielas, tornillos, toma de succión aceite, líquidos implicados, filtro de aceite y así como la reparación del cigüeñal y culata por parte de un taller especializado. Reseñamos que tras las pruebas y comprobaciones realizadas, consideramos que dados los pocos kilómetros realizados por el actual propietario del vehículo desde su compra como vehículo de ocasión, estimamos que el fallo de referencia reclamado, tiene su origen con anterioridad a la contratación de la póliza de garantía, dado que los daños descritos serían en mayor o menor medida preexistentes.
Utilizamos sistemas de seguimiento de IPs y cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí