Peritación de un honda civic, avería mecánica

Informe pericial de honda civic con motor diesel

A la hora de realizar una peritación, un técnico de Reparatucoche se desplaza a conocer el coche y realizar las comprobaciones oportunas tomando fotografías del vehículo. Adjuntamos, como siempre, las fotos de un honda civicdiesel para que conozcas al detalle todo sobre esta reparación. A continuación, os contamos cómo se realizó la peritación del Honda Civic.

Estado del Vehículo

Personado en primera visita en el taller de gestión el día de octubre de , se procede a identificar el vehículo, para verificar las reclamaciones efectuadas por el cliente. En el interior del vehículo se localiza el libro de revisiones. Según nos indica el jefe de talleres el vehículo llegó al taller por sus propios medios. En el momento de nuestra visita el vehículo se encuentra montado. En primer lugar realizamos una prueba funcional del motor, apreciando que tanto el arranque como el ralentí son correctos. Tras el arranque se iluminan los avisadores de ABS, presión de neumáticos, freno de mano, y VSA El jefe de taller nos muestra la diagnosis, donde se registraban los fallos 9fallo de comunicación CAN, y fallo 2Fallo sensor de velocidad de guiñada. Se nos muestra el plan de comprobaciones de la marca, tras lo cual y siguiendo los pasos del plan de comprobaciones, el taller procedió a sustituir el sensor de guiñada o derrape, pero pese a esto, la avería no se subsanó. Dado que con la sustitución del sensor de guiñada no se reparó la avería, el jefe de taller procedió a remontar la pieza que montaba originalmente el vehículo, y sustituyó el modulador VSA del vehículo por otro similar de otro vehículo. Mencionar que el modulador sustituido no es del mismo modelo, aunque fue útil para realizar comprobaciones. Al sustituir el modulador VSA la avería 9desapareció. Comprobamos la unidad VSA de pruebas, y la pieza nueva de sensor de guiñada. La unidad VSA se sitúa en la parte interior del pase de rueda delantero derecho, zona donde no se aprecian daños aparentes. Verificamos de forma visual la unidad bajo la botella de líquido parabrisas, no viéndose daños aparentes. Verificamos los fusibles, viendo que todos presentan un estado correcto. Tampoco apreciamos daños por golpes en el tren de rodaje y dirección. Por último, comprobamos que no hay instalaciones eléctricas fuera de la marca. Tras lo expuesto, todo apunta a un fallo eléctrico interno de la unidad VSA. Solicitamos al jefe de taller que tras la sustitución de la unidad VSA se pruebe el vehículo y en caso de percibir anomalías nos sea puesto en conocimiento para realizar las gestiones oportunas. En caso de que la avería se subsane con la unidad VSA, el sensor de guiñado será devuelto sin coste para la compañía.
Utilizamos sistemas de seguimiento de IPs y cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí