Peritación de un ford ranger, avería mecánica

Informe pericial de ford ranger con motor diesel

A la hora de realizar una peritación, un técnico de Reparatucoche se desplaza a conocer el coche y realizar las comprobaciones oportunas tomando fotografías del vehículo. Adjuntamos, como siempre, las fotos de un ford rangerdiesel para que conozcas al detalle todo sobre esta reparación. A continuación, os contamos cómo se realizó la peritación del Ford Ranger.

Estado del Vehículo

Personado en primera visita en el taller de gestión el día 5 de enero de , se procede a identificar el vehículo asegurado, para verificar las reclamaciones efectuadas por el cliente, confirmándonos que el vehículo entro en sus instalaciones por sus propios medios. En primer lugar constatamos que tanto la ficha técnica como el permiso de circulación se encuentran en el interior del vehículo, estando ambos permisos en regla, pudiendo constatar la cilindrada del motor que asciende a 2.8cc, rindiendo 1cv de potencia. Tras concretar que este tipo de vehículo debe pasar las revisiones cada 30.0km, comprobamos que el vehículo no contiene el libro de mantenimientos en su interior. Realizadas las comprobaciones que se han estimado oportunas, se procede a inspeccionar el vehículo, comprobando que el vehículo no se encuentra desmontado en el momento de nuestra visita. Para la comprobación de la avería iniciamos un recorrido de prueba durante el cual podemos apreciar la notable dureza durante la sincronización opuesta por todas las velocidades, haciéndose más notable en la 2º y 3º, anomalía que se va agravando cuanta más temperatura adquiere el cambio, imposibilitando en algunas ocasionas incluso la selección directa de las velocidades, debiendo insistir y ejercer una presión excesiva para conseguirlo. De igual modo descartamos anomalías en los cables o palanquetas del selector, dado que en este modelo la palanca se introduce en el cambio, accionando las horquillas de manera directa, sin necesidad de intermediaciones. Por ello solicitamos autorizamos el desmontaje del cambio, para confirmar el estado del sistema de embrague, dado que su posible disfuncionamiento, respondería a la sintomatología confirmada. Personándonos nuevamente en las instalaciones del taller reparador el día 9 de enero de , comprobamos que el taller ha llevado a cabo el desmontaje del sistema de embrague. En primer lugar podemos apreciar el fuerte olor a ferodo quemado que desprende el conjunto, en señal del sobre calentamiento sufrido por el mismo. Verificamos que el volante motor presenta una fuerte decoloración en toda su superficie, con tonalidades azuladas y negras, que indican el deterioro sufrido por el volante debido a la fricción excesiva del disco sobre él, lo que ha provocado un desgaste irregular de su superficie, causando daños debido a las altas temperaturas soportadas, lo que ocasiona la pérdida del temple de la pieza, y con ello su resistencia, aunque al no valorarse holguras notables, el taller opta por su lijado y reutilización. Comprobamos que el disco de embrague presenta un elevado desgaste en ambas superficies, habiéndose sufrido graves perdidas de material del ferodo, pudiendo apreciarse en su superficie del ferodo la cristalización sufrida por el material debido a las altas temperaturas soportadas. Además se puede observar una tonalidad azulada en el núcleo del disco, que nos informa sobre el sobrecalentamiento que ha soportado la pieza. Observamos que la superficie de apoyo de la maza está completamente deformada, presentando grandes pérdidas de material, además de presentar la misma tonalidad azulada y negruzca que el volante motor, observando en su superficie grietas y erosiones producto de las altas temperaturas a las que se ha visto sometida. De igual modo constatamos que las patillas del diafragma están muy deformadas, por el uso excesivo realizado del sistema. Comprobamos que el collarín presenta su superficie de apoyo con la maza completamente desgastada, además de poder apreciarse el gran desgaste interno que este sufre, apreciado por el gran zumbido que este produce al ser girado. Podemos afirmar que el deterioro presentado tanto por el kit de embrague como por el propio volante motor, derivan del uso indebido y forzando del sistema de embrague, que expuesto a un sobre patinamiento continuado, que habría desembocado en su total degradación, forzando a su vez la sobre temperatura del conjunto de embrague, visible en las decoloración manifestadas por maza y volante, ya que el escaso kilometraje recorrido por el vehículo no concuerda con la fuerte degradación manifestada por ambos componentes. Indicar que el deterioro sufrido por el volante motor, producto del uso indebido del vehículo, imposibilita y deniega cualquier tipo de aportación comercial por parte de fábrica. Será necesaria la sustitución del kit de embrague, pero dado que achacamos los daños al uso indebido del sistema de embrague por parte del conductor, denegamos por el momento la autorización de reparación al taller, quedando a la espera de notificación directa por parte de la compañía, previo estudio del caso. A día de enero de , teniendo constancia por parte de la compañía que el día 14/01/se autorizó a reparación del vehículo, tras ponernos en contacto con el taller reparador nos trasladan que acaban de recibir el recambio tasado, comenzando el proceso de reparación del vehículo, quedando a la espera de conocer su progresión. A día de enero de , puestos en contacto con el taller reparador, nos comunican que el vehículo ha sido reparado, confirmando su óptima funcionalidad mediante prueba dinámica, procediendo por ello al cierre del informe.
Utilizamos sistemas de seguimiento de IPs y cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí