Peritación de un ford ranger, avería mecánica

Informe pericial de ford ranger con motor diesel

A la hora de realizar una peritación, un técnico de Reparatucoche se desplaza a conocer el coche y realizar las comprobaciones oportunas tomando fotografías del vehículo. Adjuntamos, como siempre, las fotos de un ford rangerdiesel para que conozcas al detalle todo sobre esta reparación. A continuación, os contamos cómo se realizó la peritación del Ford Ranger.

Estado del Vehículo

Personado en primera visita en el taller de gestión el día de enero de se procede a identificar el vehículo, para verificar las reclamaciones efectuadas por el cliente. Solicitamos al departamento técnico de la compañía, nos remita a la mayor brevedad posible el histórico completo de intervenciones del vehículo para identificar si este realiza correctamente las revisiones periódicas. Se constata en el programa oficial de Bosch Car Service, que según el código concreto de motor que presenta este vehículo, las revisiones periódicas son preconizadas por el fabricante cada 20.000km/12meses. Tras revisar el histórico de mantenimientos que nos facilita la compañía, consideramos que el vehículo realiza las revisiones periódicas de forma DEFICIENTE e IRREGULAR, pues se constata que con 64.696km el vehículo tan solo ha realizado 2 revisiones periódicas y siguiendo las indicaciones que preconiza el fabricante antes indicadas, este debería haber realizado al menos 3. Se constata que el vehículo recorre entre las 2 revisiones un total de 38.437km cuando la marca preconiza 20.000km. El vehículo presenta una motorización de 2.495cc con denominación comercial DID Según se indica en la OT de taller, el vehículo provoca ruido motor. Antecedentes previos. Nos confirma el encargado de taller, que el vehículo entra en taller inicialmente el pasado mes de diciembre con 64.667km con una importante falta casi total de aceite (no mancha la varilla) con el testigo de presión de aceite encendido y provocando un fuerte ruido motor. Continua el encargado, que siguiendo en todo momento indicaciones de la compañía, se desmontan casquillos de biela (solo biela, bancada NO) y tras verificar que estos presentan daños por ralladuras su sustituyen y se prueba el vehículo, constatando que el ruido ha mermado por lo que se decide entregar el vehículo al conductor, hasta que este vuelve a los pocos días habiendo recorrido tan solo 29km con un fuerte ruido motor. Solicitamos a continuación al encargado de taller que nos facilite los casquillos de biela sustituidos, constatando que estos presentan daños por ralladuras y marcas por gripaje, los cuales consideramos que se producen como consecuencia directa a una falta de lubricación general del conjunto motor. Una vez analizada con detenimiento la secuencia real de la avería, hemos puesto el vehículo en marcha y realizado una breve prueba funcional con este durante apenas unos segundos, para identificar personalmente la avería que denuncia el asegurado, constatando que el conjunto motor provoca un fuerte y continuado ruido (clock) y golpeteo de funcionamiento, el cual, aumenta de carencia e intensidad, conforme subimos el número de revoluciones del conjunto motor. Se verifica siguiendo el protocolo habitual de diagnosis, que el nivel de aceite es correcto, que el nivel de anticongelante también es el correcto y además, que todos los testigos e indicadores de emergencia que el vehículo porta en el cuadro de instrumentos, se encuentran operativos y funcionales, al menos en el momento de la peritación. Se pregunta al encargado de taller si se verifica el estado de uso de los taqués hidráulicos en la intervención anterior y si se destapa la tapa balancines para analizar el estado de uso de los ejes de levas, a lo que este nos contesta que SI se desmonta la tapa de balancines, que los ejes de levas no presentan daños por ralladuras e incluso que se hace un reglaje de taqués antes de la entrega del vehículo. Continua el encargado que el turbocompresor también ha sido comprobado y que se encuentra en buen estado de uso. Teniendo en cuneta los datos aportados, consideramos, que, como consecuencia directa a la falta de aceite en el conjunto motor y a que el vehículo sigue circulando, se produce una falta de lubricación general en el conjunto motor, que ocasiona inicialmente daños en los casquillos de biela, los cuales sustituye el taller. Entendemos a tenor del ruido constatado, que o bien también existen daños en los casquillos de bancada los cuales no son desmontados en la intervención anterior, o bien se producen daños por ralladuras en las muñequillas del cigüeñal. Basándonos en el reducido límite de reparación del vehículo según la compañía, solicitamos al encargado de taller antes de realizar ningún desmontaje, que nos envíe presupuesto de reparación mediante la sustitución del eje cigüeñal, juntas de motor y casquillos de biela y bancada, a falta de verificar en caso que la reparación sea económicamente viable si aparece algún nuevo daño. Tras verificar que el importe del cigueñal es reducido y valorar que probablemente la reparación del vehículo si sea económicamente viable, se solicita al encargado de taller a las 17.42horas que a la mayor brevedad posible desmonte el cárter y los casquillos de biela y bancada, para verificar el estado de uso del cigueñal. Personados en 2ª visita pericial en el taller reparador el día de enero de , se constata que el vehículo se encuentra desmontado y desarmado según se acuerda. Tras realizar una comprobación visual detenida de los elementos desmontados, se constata la existencia de marcas por gripaje y ralladuras con importante falta de material en la falda de los pistones 1 y 4, los caules consideramos que se producen como consecuencia a un aumento de temperatura por fricción en del material por falta de lubricación. Verificamos además, que las camisas de los cilindros 1 y 4, presentan igualmente ralladuras y marcas por gripaje, que obligan a la sustitución del kit de camisas y pistones del conjunto motor completo. Hemos analizado con detenimiento el eje cigüeñal, verificando que este presenta daños por ralladuras superficiales en las muñequillas de bancada, las cuales asegura y confirma el encargado de taller que son subsanables mediante un bruñido superficial de la superficie. Se han analizado igualmente las muñequillas y los apoyos de bancada de los dos ejes de levas, verificando que estos presentan ralladuras superficiales, las cuales asegura y confirma de nuevo el encargado de taller que son reparables mediante bruñido de la superficie, no siendo por lo tanto necesaria su sustitución. Visto que los daños se producen por falta de engrase, hemos de indicar que tras descartar roturas en el carter o fugas masivas de aceite motor que pudieran ocasionar una pérdida de capacidad de engrase, tampoco se ha detectado ninguna anomalía en el sistema de engrase, únicamente se ha comprobado que el vehículo entra en taller sin apenas aceite y con elevada degradación de este, como consecuencia de no realizar correctamente el plan de mantenimientos establecidos por el fabricante. Por tanto los daños observados indican claramente que el motor ha estado en funcionamiento con una lubricación insuficiente, debido a la elevada degradación del aceite y a la falta de nivel del mismo. Esto implica de forma directa, una degradación excesiva del aceite al estar sometido a un mayor uso y un descenso del nivel por los consumos propios del motor, al no respetar los intervalos de sustitución del aceite según fija fabricante en el programa de mantenimientos. Estos desfases conllevan una perdida de cantidad y propiedades lubricantes del aceite derivando daños por un deficiente engrase de los componentes de motor. OBSERVACIONES. Finalmente acordamos con el encargado de taller que la reparación aconsejable se basa en la sustitución del kit de reparación de motor compuesto por 4 camisas y 4 pistones nuevos, así como casquillos de biela y bancada y bruñido como se indica anteriormente de de las muñequillas de bancada de eje cigüeñal y ejes de levas. Puestos en contacto con el encargado de taller el día 27.01., nos indica el encargado de taller el Sr. Cesar, que están a la espera de recibir parte del recambio para iniciar proceso de reparación. Personados en taller el día 02.02., se constata que el motor ya ha sido reparado y que está siendo montado en el vehículo. Consideramos que en un plazo no superior a horas y siempre que no surja ningún problema, el vehículo quedará reparado y listo para ser entregado al cliente.
Utilizamos sistemas de seguimiento de IPs y cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí