Peritación de un dodge journey, avería mecánica

Informe pericial de dodge journey con motor diesel

A la hora de realizar una peritación, un técnico de Reparatucoche se desplaza a conocer el coche y realizar las comprobaciones oportunas tomando fotografías del vehículo. Adjuntamos, como siempre, las fotos de un dodge journeydiesel para que conozcas al detalle todo sobre esta reparación. A continuación, os contamos cómo se realizó la peritación del Dodge Journey.

Estado del Vehículo

Personado en primera visita en el taller de gestión el día 9 de enero de , se procede a identificar el vehículo, para verificar las reclamaciones efectuadas por el cliente. En el interior del vehículo no se localiza ni la documentación ni el libro de revisiones. Según nos indica el jefe de talleres el vehículo llegó al taller en grúa. En el momento de nuestra visita el vehículo se encuentra montado con la tubería de admisión del turbo desmontada. En primer lugar comprobamos el correcto nivel de líquidos de motor, estando el aceite como el refrigerante dentro de los parámetros correctos. No hay indicios de que el aceite haya sido bebido por el motor pese a los daños reclamados en el turbo. Tampoco se aprecian fugas de aceite en el motor y sus elementos. Gracias al desmontaje de la tubería del turbo, vemos que su turbina de admisión está completamente destruida al haber golpeado la carcasa, además de constatar la pérdida de su tuerca de sujeción. Dicha tuerca no ha sido encontrada por el momento. Al manipular su eje nos percatamos de que este gira con dificultada y muestra una muy acusada holgura, debido al deterioro de los casquillos de su eje, originando la holgura apreciada, y permitiendo que la turbina golpeara las carcasa. Verificamos la admisión del vehículo, no apreciándose anomalías de ningún tipo en filtro de aire ni tuberías. Tampoco se aprecian restos de lubricante expulsados por el turbo hacía la admisión. Indicar que debido a los daños que presenta el turbo no hemos creído aconsejable realizar una prueba funcional del motor para evitar producir una posible agravación de daños. Exteriormente el turbo no muestra ningún tipo de anomalía ni daño, por lo que descartamos golpes o manipulación incorrecta como causa de la avería. Mencionar que al no disponer del libro de revisiones, no tenemos constancia de que se haya realizado el concreto y puntual plan de revisiones preconizado por la marca, lo que influye directamente sobre la vida útil del turbo, dado que es un elemento sometido a altas temperaturas y altísimas velocidades de giro, por lo que requiere una muy buena y correcta lubricación. Por último mencionar que nos hemos puesto en contacto con un servicio de recambios oficial de la marca, quien nos ha facilitado coste y referencia de pieza de canje, la cual hemos empleado en nuestra tasación. Acordamos con el jefe de taller que en el momento que se proceda a la reparación, tras recibir autorización o bien por parte de la compañía o del usuario, se realice una busqueda de la tuerca desaparecida, y se efectue una prueba dinámica post reparación para verificar la correcta reparación del vehículo, y en caso de percibir anomalías nos sea puesto en conocimiento para realizar las gestiones oportunas. Personado en segunda visita en el taller reparador el día de enero de , el jefe de taller nos informa que tras sustituir el turbo y probar el vehículo se apreciaron ruidos anómalos de funcionamiento motor y se iluminaba de forma esporádica el avisador de falta de engrase, tras lo cual se desmonto la bomba de aceite para verificar su estado. En el momento de nuestra visita la bomba de engrase esta desmontada, pudiendo verificar que la bomba de engrase y los ejes equilibradores. Comprobamos que los piñones del conjunto bomba de engrase tienen estado correcto, por lo que procedemos a desmontar su eje hexagonal, elemento que provee el movimiento a la bomba de engrase. Apreciamos que la punta de esta pieza se ha redondeado, por lo que no trasmite correctamente el movimiento del sistema bomba de engrase ?ejes equilibradores, lo que causa una incorrecta lubricación del motor. El jefe de taller nos informa que se está elaborando un presupuesto de sustitución del eje de la bomba de engrase, y en caso de que no existas despiece de la bomba. Por nuestra parte, solicitamos al jefe de taller que pida autorización al usuario para desmontar algún casquillo de biela y verificar que no existen daños por falta de engrase en la parte baja de motor. Personado en el taller reparador el día de enero de , se procede a verificar los casquillos de biela. Hemos de indicar que el taller ha procedido a montar el eje hexagonal de la bomba de engrase dado que ha conseguido su despiece. En el momento de nuestra visita eje hexagonal y bomba de engrase ya se encuentran montados, por lo que únicamente podemos desmontar el casquillo de biela nº 4, el más alejado a la bomba. Dicho casquillo no muestra daños por falta de engrase, al igual que su muñequilla de cigüeñal, elemento que tampoco muestra daños visibles. El jefe de taller nos indica que bajo su criterio no se precisa desmontar ningún otro elemento y se va a proceder al montaje final para entregar el vehículo. Acordamos con el jefe de taller que tras los montajes se efectué una nueva prueba en carretera y en caso de percibir anomalías nos sea puesto en conocimiento. Por último, se nos facilita un nuevo presupuesto, donde no se incluye el turbo dado que esta pieza ha sido enviado directamente por la compañía.
Utilizamos sistemas de seguimiento de IPs y cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí