Peritación de un chevrolet kalos, avería mecánica

Informe pericial de chevrolet kalos con motor diesel

A la hora de realizar una peritación, un técnico de Reparatucoche se desplaza a conocer el coche y realizar las comprobaciones oportunas tomando fotografías del vehículo. Adjuntamos, como siempre, las fotos de un chevrolet kalosdiesel para que conozcas al detalle todo sobre esta reparación. A continuación, os contamos cómo se realizó la peritación del Chevrolet Kalos.

Estado del Vehículo

Personado en primera visita en el taller de gestión el día de Enero de , se procede a identificar el vehículo, para verificar las reclamaciones efectuadas por el cliente. Se localiza documentación, orden de entrada en taller y presupuesto. Nos aportan los dos últimos mantenimientos realizados en el taller de gestión. No es posible que nos hagan llegar los mantenimientos restantes dado que se han realizado en concesión distinta que actualmente se encuentra cerrada. Según nos indica el jefe de talleres, el vehículo llegó al taller por sus propios medios. En el momento de nuestra visita pericial, el vehículo se encuentra desmontado. A continuación procedemos a detallar el fallo reclamado: 1) PALANCA DE CAMBIOS. Una vez en el vehículo, verificamos que efectivamente se ha desmontado la carcasa del conjunto palanca de cambios, siendo de tipo automática. Comprobado su funcionamiento, verificamos que no es correcto, la palanca de cambios se queda enclavada en la posición de ?Parking? y no es posible seleccionar la marcha deseada. En ocasiones, tras reiterados intentos, comprobamos que sí es posible realizar selección de marcha deseada. A continuación, comprobamos que todos los conectores están correctamente conectados y no presentan manipulación alguna. El mecanismo de desbloqueo de selección ?Parking? (solenoide) actúa correctamente y no presenta anomalías. Realizado diagnóstico electrónico en unidad de motor, no se registra fallo en caja de cambios. Tras lo anteriormente expuesto y verificado, todos los indicios apuntan a un fallo interno en el mecanismo de la palanca de cambios, provocando que éste no funcione de manera adecuada. Teniendo en cuenta que este elemento es estanco y no existe despiece interno, consideramos la sustitución del mecanismo por completo. 2) TAPA DE BALANCINES: Una vez en el vehículo, verificamos que efectivamente se ha desmontado la tapa de balancines. ésta dispone de un respiradero de gases de motor, constituido internamente por una membrana que actúa para facilitar el paso de los gases del motor. Aparentemente no se aprecia manipulación incorrecta en la misma. Como antecedente, nos indica el jefe de talleres que, durante las comprobaciones en el motor, se detectó que éste presentaba un ralentí acelerado, verificando que el fallo estaba centrado en el respiradero de gases de motor, al no realizaba el vacío correcto. En nuestra visita, no podemos comprobar la estanqueidad de este elemento al encontrarse desmontado, ni tampoco las anomalías que presenta el vehículo en el ralentí. Este elemento presenta carcasa estanca y no es posible su despiece para verificar elementos internos. Lo que sí podemos verificar una vez realizado diagnóstico electrónico de motor, es que éste registra fallo de velocidad alta de ralentí, por lo que sospechamos pueda estar relacionado con un fallo interno del respiradero de gases de motor. Para la reparación del vehículo aconsejamos la sustitución de la tapa de balancines por completo, dado que el respiradero de gases de motor se suministra en conjunto con la misma. Tras lo anteriormente expuesto y verificado, consideramos que la anomalía presentada, puede ser debida a un fallo interno en el respiradero de gases de motor. No obstante, el vehículo se encuentra desmontado en nuestra visita y no es posible confirmar anomalía y pruebas realizadas en taller, por lo que dejamos a superior criterio de la compañía en cuanto a la resolución del caso. 20/01/: Ampliación expediente a petición de Cía. El vehículo ha sido montado. 2) TAPA DE BALANCINES. Personados en taller reparador, a fecha 20/01/, podemos comprobar como se ha efectuado el montaje de la tapa de balancines. Una vez en el vehículo, procedemos a su puesta en marcha, pudiendo comprobar como el respiradero de gases de motor no funciona correctamente, fuga gases del motor continuamente, lo que nos confirma la existencia de daños internos en su mecanismo. Además podemos comprobar como el motor, en su estado de ralentí se encuentra ligeramente acelerado, pudiendo contrastar las anomalías aquejadas por el cliente y el fallo detectado en diagnóstico electrónico de motor. Tras lo anteriormente expuesto y verificado, consideramos que la anomalía presentada, es debida a un fallo interno en el mecanismo del respiradero de gases de motor, provocando la fuga continua de gases internos procedentes del motor. Como indicamos anteriormente en el informe, para la reparación del vehículo aconsejamos la sustitución de la tapa de balancines por completo, dado que el respiradero de gases de motor se suministra en conjunto con la misma. 3) SISTEMA REFRIGERACIóN MOTOR. Una vez en el vehículo, verificamos que efectivamente se ha desmontado la bomba de agua y termostato de refrigeración motor. Como antecedente, informamos que la sustitución de anticongelante de motor está sujeta a intervalos periódicos de sustitución cada 5 años o 240.0kilómetros. Debido al kilometraje recorrido y matriculación, entendemos no corresponde hasta la fecha sustitución de anticongelante. Procedemos a verificar los niveles de líquidos del motor, observando que el nivel de aceite es correcto. El vaso de expansión de refrigeración se encuentra sin líquido anticongelante, entendiendo que es debido a los desmontajes realizados. Puntualizar que el vaso de expansión no dispone de sensor de nivel de refrigerante. Comprobado los testigos del cuadro de instrumentos, observamos que todos ellos, al igual que los relojes, realizan su chequeo con normalidad al poner el contacto, lo que denota que el funcionamiento es correcto y marcan la temperatura del motor. Indicar que el vehículo no dispone de testigo luminoso de insuficiente nivel de refrigerante, pero sí indicador de temperatura mediante aguja. A continuación, procedemos a inspeccionar el sistema de refrigeración del motor. Destacar que no es posible poner en marcha el motor ni realizar prueba de estanqueidad de circuito de refrigeración debido a los desmontajes realizados. Nos indican en taller que una vez realizada prueba de estanqueidad, el radiador del motor presentaba fuga y no era estanco. Seguimos las comprobaciones en el vehículo, pudiendo observar que el radiador del motor no es estanco y presenta fuga de anticongelante, provocado por el deterioro del conducto de paso de agua. Inspeccionados los bajos del vehículo no se aprecia la existencia de golpe durante la circulación que pueda estar directamente relacionado con los daños en radiador. Seguidamente, procedemos a inspeccionar el termostato de refrigeración y bomba de agua, los cuales se encuentran desmontados, como indicamos anteriormente. Inspeccionado sus elementos, podemos verificar como este presenta daños en sus juntas de estanqueidad, relacionado directamente con la elevada subida de temperatura del motor que deteriora el material del que están compuestos. Una vez realizadas las comprobaciones oportunas, podemos considerar que para la correcta reparación del vehículo es necesaria la sustitución del radiador, bomba de agua y termostato. La necesidad de sustitución de bomba de agua es debido a que no se suministra su junta de estanqueidad por separado. La junta dañada en termostato es interiormente y no existe tampoco suministro de la misma. 28/01/: Ampliación expediente a petición de Cía. Recibidas las instrucciones, nos personaremos en taller lo antes posible para analizar la avería reclamada. 3.1) SISTEMA REFRIGERACIóN MOTOR: AMPLIACIóN POR DAÑOS EN CULATA. Nos personamos nuevamente en el taller reparador, a fecha , siendo atendidos por el jefe de taller, Sr. Rafael, quien nos indica que el vehículo manifiesta daños en culata. Una vez en el vehículo, podemos comprobar que se le ha sustituido el radiador, bomba de agua, cuerpo palanca de cambios y tapa de balancines. Revisado los niveles de aceite motor y anticongelante observamos que son correctos. Si bien indicar que se ha rellenado y puesto a su nivel el líquido anticongelante debido a la sustitución de los elementos anteriormente citados, pues recordamos que en nuestra primera visita pericial el vaso de expansión se encontraba sin anticongelante y vacío. Seguimos las comprobaciones en el motor, mediante su puesta en marcha, pudiendo comprobar que el ralentí es estable y el funcionamiento del motor es aparentemente correcto. Una vez alcanzado el motor su temperatura normal de trabajo, podemos apreciar que al retirar el tapón del vaso de expansión de anticongelante se observa un burbujeo constante en el circuito, por lo que sospechamos que el motor pueda tener daños internos. Visto lo que antecede, se ha solicitado, previa autorización del propietario del vehículo, se realice prueba de compresiones en el motor ya que no ha podido ser realizada in situ en nuestra visita. 03/02/: Recibimos prueba de compresiones realizada por taller reparador. Se puede verificar que existe una desproporción de compresión entre los cilindros, comprendida entre 9.5kg y 10.5kg. Nos indica el taller que el valor nominal para este tipo de motores no puede ser inferior a 11kg. No obstante, esta información nos la trasmiten verbalmente ya que no nos pueden aportar documentación acreditativa donde se coteje esta información. Teniendo en cuenta la falta de compresión del motor, sospechamos puedan existir daños internos en motor, por lo que acordamos con taller reparador el desmontaje de la culata, previa autorización del propietario, para determinar alcance de daños. 06/02/: Pendientes de que el taller desmonte la culata, previa autorización del propietario, para determinar alcance de daños. 10/02/: Personados en taller reparador, podemos verificar como efectivamente la culata ha sido desmontada. Una vez en el vehículo, nos situamos en el bloque motor, donde podemos comprobar que el bloque motor y camisas de cilindros no presentan daños aparentes. Seguidamente nos situamos en la culata, en la cual no se visualizan daños aparentes. Si bien indicar que es precisa la comprobación de la misma por taller especialista para comprobar su estado. Inspeccionada la junta de culata, la cual verificamos que es de origen metálico, podemos apreciar que la misma presenta síntomas de sobretemperatura de material. Por tanto, soliciamos al taller, previa autorización del propietario, la comprobación de la culata y bloque en taller especialista para valorar su estado y con ello ajustar presupuesto final de reparación. 16/02/: En contacto con taller, somos atendidos por el jefe de talleres, Sr. Rafael, quien nos informa que el bloque motor y culata han sido comprobados, existiendo daños en ambas caras de bloque motor y culata, en la unión con su junta. El taller está analizando la posibilidad de suministro de junta de culata de sobremedida, con el fin de valorar alternativas de reparación. Por tanto, quedamos a la espera nos envíen informe de taller especialista y se realice presupuesto de reparación. 18/02/: Recibimos informe de taller especialista, detallando a continuación las inspecciones realizadas en culata y bloque motor. Inspeccionada la culata, no se observan grandes deformaciones, fugas significativas ni grietas, siendo preciso el rectificado del plano de la cara de culata, en su unión con su junta de estanqueidad. Con respecto al bloque motor, se detectan deformaciones significativas para los valores normales de un bloque motor, haciendo especial mención en la zona de cierre de cilindros y pasos de agua, lo que hace necesario el rectificado del plano de la cara del bloque para ser operativo. Si bien indicar que , una vez consultado con programa de recambios de la marca, así como taller especialista, no se dispone de suministro de junta de culata de sobremedida para valorar alternativa de reparación del motor, hecho que implica la sustitución del mismo por completo. Además indicar que el fabricante no dispone de motores de intercambio por lo que es preciso valorar un motor completo nuevo. Tras lo anteriormente verificado y expuesto, podemos considerar que el origen del fallo del motor, se localiza en el deterioro de los conductos de paso de agua del radiador, la cual ha provocado que la descarga del circuito de refrigeración. Una vez ocurrido esto, el vehículo ha seguido circulando, lo que ha generado un calentamiento excesivo del motor, provocando agravamiento de daños en bomba de agua,termostato de refrigeración, bloque motor y culata. Visto lo que antecede, queda patente que los daños que actualmente presentan los elementos del circuito de refrigeración afectados, se hubiera evitado si al subir la aguja de temperatura a la zona roja advirtiendo al conductor del aumento elevado de la temperatura de funcionamiento del circuito de refrigeración, se hubiese parado el motor al instante, tal y como indica el manual de usuario localizado en el vehículo, el cual adjuntamos en la pericial. Por tanto, procedemos a valorar por un lado los daños por deterioro de los conductos de agua del radiador, y por otro lado la totalidad de los daños agravados ocasionados por el conductor al seguir circulando y no detener el vehículo. Observaciones: Taller especialista: RECTISA, Calle Ecuador, 8 ( Parcela 8 e 3 ), 9 Murcia, 911. Indicarles que el vehículo entra dentro de los parámetros de pérdida total. El valor venal del vehículo según Ganvam es de 5.740,00?, siendo el coste estimado de reparación de 8.414,56,00?.
Utilizamos sistemas de seguimiento de IPs y cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí