Peritación de un audi q7, avería mecánica

Informe pericial de audi q7 con motor diesel

A la hora de realizar una peritación, un técnico de Reparatucoche se desplaza a conocer el coche y realizar las comprobaciones oportunas tomando fotografías del vehículo. Adjuntamos, como siempre, las fotos de un audi q7diesel para que conozcas al detalle todo sobre esta reparación. A continuación, os contamos cómo se realizó la peritación del Audi Q7.

Estado del Vehículo

Personado en primera visita en el taller de gestión el día de enero de , se procede a identificar el vehículo asegurado, para verificar las reclamaciones efectuadas por el cliente, confirmándonos que el vehículo entro en sus instalaciones por sus propios medios. En primer lugar constatamos que tanto la ficha técnica como el permiso de circulación se encuentran en el interior del vehículo, estando ambos permisos en regla, pudiendo constatar la cilindrada del motor que asciende a 3.0cc, rindiendo 2cv de potencia. Tras concretar que este tipo de vehículo debe pasar las revisiones cada 30.0km, comprobamos que el vehículo contiene el libro de mantenimientos en su interior con las revisiones selladas, habiendo pasado correctamente todas las revisiones desde el inicio de la garantía, debiendo puntualizar que los aceite de deferenciales y caja de trasferencia no requieren renovación periódica, ya que así lo indica fabrica. Realizadas las comprobaciones que se han estimado oportunas, se procede a inspeccionar el vehículo, comprobando que los deferenciales delantero y trasero, así como la caja de trasferencia, se presentan desmontados y despiezados en el momento de nuestra visita, producto de las anteriores comprobaciones llevadas a cabo por el taller reparador, previamente autorizadas por la compañía, dato que nos impide cualquier comprobación dinámica con el vehículo, para la verificar la reclamación tramitada por el propietario. El mismo taller nos comunica que la reclamación reiterativa del cliente radica en el desgaste acelerado e irregular de los 4 neumáticos del vehículo, anomalía que ha requerido la realización de sucesivos paralelismos al vehículo sin que ello haya supuesto mejoría alguna, de ahí que se hayan sido verificados otros elementos mecánicos, habiéndose constatado que las ruedas traseras se quedan frenadas en los inicios de marcha y el diferencial delantero emite un leve gruñido, también apreciable al pasar algún resalto de la calzada, anomalías que han motivado y justificado el desmontaje y desguace de ambos diferenciales. En primer lugar el taller nos muestra el aceite extraído de ambos diferenciales y caja de trasferencia, confirmando el correcto nivel de todos ellos no así su estado, dado que el aceite de transfer no presenta restos metálicos a diferencia del aceite extraído de ambos diferenciales, en cuya composición adivinamos ciertos brillos que confirman la existencia de restos metálicos procedentes del propio desgaste sufrido por los diferenciales, aunque si debemos concretar que aun habiendo colado el aceite extraído, el mínimo tamaño y cantidad de los mismos, impiden su deposición en el tamiz del colador, dato que confirman la ?levedad? de tal contenido. En cuando a ambos diferenciales, no se observa desperfecto alguno en la superficie del dentado de piñón de ataque, corona, satélites o planetarios, ni siquiera restos de las partículas metálicas encontradas en el aceite, o desperfectos notables que pudieran responder a la sinología declarada por el cliente y ratificada por el taller. También hemos podido confirmar el correcto estado de los rodamientos de todos los cojinetes, confirmando la ausencia de daños en la superficie de sus rodillos además de valorar su correcto giro radial y ausencia de holguras axiales anomalías, al igual que valoramos el correcto estado de retenes y ajustadores. El miso taller reclama la sustitución de ambos diferenciales para la subsanar la avería, coste que superaría ampliamente el techo de gasto impuesto por la compañía, de ahí que dejemos a estudio de la compañía la operatividad a seguir en el asunto que nos ocupa, dado que no se ha encontrado ningún síntoma o anomalía notable que justifique el disfuncionamiento reclamado por el taller, sintomatología que no hemos podido constatar físicamente dados los desmontajes previos llevados a cabo por el taller previa autorización de la compañía. Recalcar que igualmente, a petición expresa de la compañía, se ha solicitado a la marca algún tipo de aportación comercial al respecto. A día de enero de , el taller nos adjunta el presupuesto final, corroborando con nula aportación comercial, así como la ausencia de despiece o recambio de intercambio, dado que tiene que ser componentes nuevos, incluyendo únicamente un descuento % aportado por el propio taller. A día de enero de , nos traslada el Sr. Arturo Fernández, que la marca aporta una atención comercial 0% en piezas, de ahí que la compañía tan solo deba correr con el gasto que implica la mano de obra empleada en tales procesos, de ahí que incluyendo los descuentos en la tasación adjunta, procedamos a su traslado al taller reparador, autorización así la reparación del vehículo, quedando a la espera de su finalización. A día 3 de febrero de , puestos en contacto con el taller reparador, nos confirman que la reparación del vehículo se mantiene paralizada a falta de recibir el recambio solicitado. A día 9 de febrero de , puestos en contacto con el taller reparador, nos confirman que el vehículo ha sido correctamente reparado, corroborando su optima funcionalidad mediante prueba dinámica, confirmando así que la sustitución de ambos diferenciales ha solucionado las avería y reclamación objeto de informe, procediendo así a su cierre.
Utilizamos sistemas de seguimiento de IPs y cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí