Por qué deberías pasar por el taller tras el confinamiento

revisión-post-covid

12 Consejos de cara a la revisión de nuestros vehículos tras este largo período de parón.

Dependerá del uso que le hayas dado a tu coche durante el confinamiento que ha supuesto el COVID19 pero, lo que parece evidente, es que nuestros vehículos necesitarán una revisión en profundidad tras tanto tiempo de inactividad.
Según ASETRA “esta inspección no tendrá la misma importancia” en todos los casos. Esta revisión dependerá en gran medida de lo estricto que hayas sido como conductor durante el confinamiento. Es decir: si has usado el vehículo solo para los desplazamientos esenciales y/o permitidos, si eres trabajador de esos servicios precisamente y lo cogías a diario… pero también de si has hecho caso a los consejos de nuestro blog y has cumplido con nuestras recomendaciones técnicas para largas temporadas en las que el coche está sin circular.

Si lo has movido en algunos casos, será recomendable asegurarse del perfecto estado de todos los componentes del vehículo. Algo sencillo viendo nuestros “Consejos Prácticos para la Desescalada de tu Vehículo. Se trata de inspecciones visuales y operaciones de carácter sencillo, una revisión que podrás realizar tú mismo.

Si, por el contrario, tu vehículo ha y está pasando, dependiendo de en qué fase te encuentres, todo el confinamiento parado, será prioritario que visites el taller antes de retomar tu actividad habitual. De hecho, si no has tomado la precaución de arrancarlo y mantenerlo en marcha al menos unos minutos de manera habitual durante el confinamiento, probablemente la batería se encuentre completamente descargada.

Para las operaciones más complejas, por cuestión de conocimientos técnicos y disponibilidad de herramienta y equipamiento, te recomendamos solicitar cita para una revisión en taller.

Elementos esenciales a revisar:

  1. Como se deduce de las líneas anteriores, es crucial revisar el estado de la batería y el sistema de carga, revisando, como recomienda ASETRA que “los elementos del sistema de carga eléctrica funcionan adecuadamente”.
  2. Niveles de los líquidos. Verifica los niveles de aceite, líquido refrigerante, líquido de dirección asistida (si lleva), líquido lavaparabrisas, niveles del aceite del cambio y la transmisión y líquido de frenos.
  3. Neumáticos. Revisar la presión y los posibles signos de desgaste y deterioro.
  4. Sistema de alumbrado. Cerciorarse del correcto funcionamiento y reglaje de las luces de alumbrado y señalización del vehículo.
  5. Aire acondicionado. Ahora que se aproxima el calor es un momento genial para revisar la carga y el correcto funcionamiento de aire acondicionado/climatizador.
  6. Filtro de polen. Tras haber estado sometidos a esta pandemia es muy aconsejable sustituir el filtro del polen, cuya función es filtrar el aire que se respira en el habitáculo.
  7. Escobillas limpiaparabrisas. Su desuso prolongado durante esta etapa puede provocar un endurecimiento de las gomas. Revisa su estado por si necesitas cambiarlas.
  8. Estado de los frenos. Debes revisar el estado de las pastillas de freno y los discos para asegurarte de que no existen agarrotamientos ni deterioro excesivo que pueda influir en el correcto funcionamiento del sistema de freno y/o alargar la distancia de seguridad.
  9. Posibles pérdidas de líquidos. Verifica la estanqueidad de cualquier líquido tanto en el motor, como en los bajos del coche.
  10. Comprueba el estado de las correas del motor. Revisa su apariencia general y la fecha de la próxima sustitución de las correas de arrastre y distribución.
  11. Diagnóstico de motor. Es aconsejable verificar mediante una diagnosis si la inactividad ha podido dañar el funcionamiento de algún elemento electrónico del motor o vehículo.
  12. Limpieza interior. Es crucial realizar una limpieza completa del vehículo. El exterior para eliminar restos de polvo y excrementos de ave que puedan dañar la pintura y el interior con, si es posible, una higienización/desinfección del habitáculo incidiendo en los elementos de alto contacto.

¿Cuándo estos aspectos deben llevarme al taller?

Si en tu revisión inicial adviertes cualquier mancha en el motor o en suelo que te indique posible causa de la pérdida de líquidos, si detectas ruidos o rozamientos anómalos, encuentras dificultad para arranzar o si se ten enciende algún testigo en el cuadro de instrumentos, acudir al taller es lo más recomendable.

El no haber tomado la precaución de realizar un mantenimiento mínimo hay elementos que pueden haber sufrido demasiado como la batería y el sistema de carga. No obstante, lo más importante, por seguridad, es verificar el estado de los neumáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *