Mary Anderson y la patente del Limpiaparabrisas

limpiaparabrisas

En ocasiones los pequeños detalles son los más importantes, esto también sucede en automoción. Algo en principio tan simple como un limpiaparabrisas, puede llegar a salvarte la vida. Reparatucoche.com quiere hacer un especial homenaje a su descubridora, Mary Anderson (1866-1953).

Mary Anderson, nació en Greene (Alabama), mujer emprendedora, fundadora de un hotel, una ganadería y hasta un viñedo. Sin embargo, el más importante de sus legados fue la invención del todavía usado limpiaparabrisas.

Fue por el 1902, durante un viaje que Mary Anderson tuvo que realizar a Nueva York. Una tormenta de nieve casi impedía la circulación de los coches debido a la acumulación de nieve en sus parabrisas. Durante el trayecto observó que los conductores se tenían que bajar constantemente para retirarla y recuperar la visión de carretera. Contemplando semejante escena, pensó en desarrollar algún elemento que fuese capaz de realizar esa misma operación desde el interior. Este elemento no solo sería útil para la nieve, también en caso de lluvias, permitiendo una circulación sin interrupciones.

Dispuesta a encontrar una solución, comenzó con su desarrollo, y un año más tarde, el 18 de junio de 1903, presento su trabajo en la oficina de patentes.

Poco después, el 10 de noviembre de ese mismo año, le fue concedida una patente por 17 años. Desde ese momento, Mary Anderson, ofreció su invento a diferentes empresas y compañías de automoción, pero sin éxito alguno. Aquel artilugio no tenía utilidad alguna para ellos, incluso “expertos” llegaron a decir que sería una distracción para los conductores, debido a su movimiento.

Por aquel entonces, la fiebre por tener un coche todavía no había empezado y eran solo algunos privilegiados lo que se podían permitir tener uno.

Sin embargo, aquel artilugio inútil, que podía causar accidentes por distracción, fue implantado en 1908 por Henry Ford en su modelo T. Años más tarde, en 1913, todos los automóviles fabricados en Norteamérica, lo incorporaban de serie.

Han pasado muchos años desde entonces, pero aquel artilugio inservible, a día de hoy, no deja de evolucionar. Tenemos claro su uso, pero ¿sabes cómo sacarles el máximo partido? Este artículo te puede interesar Aprende a mantener los limpiaparabrisas

Dos pasos para reparar tu coche al mejor precio: ¿qué necesitas?FINANCIACIÓN A TU MEDIDA
He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
o

Dinos qué le pasa a tu coche:

He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *