Batería eléctrica del coche: ¿Cómo cuidarla?

batería-eléctricta

El desarrollo de la batería eléctrica en los últimos años ha propiciado el auge de los vehículos híbridos y eléctricos tal y como los conocemos en la actualidad. Son el elemento principal de este tipo de coches y, también, su componente más delicado y clave en el correcto funcionamiento de este tipo de vehículos.

De la batería eléctrica, depende la autonomía del coche, aspecto primordial de su rendimiento. De ahí que su cuidado y su correcto mantenimiento resulten fundamentales. No obstante, el cuidado de una batería eléctrica, tanto de vehículos 100% eléctricos, como de híbridos enchufables, es relativamente sencillo y te ayudará a alargar la vida útil de la misma y, con ella, la de tu propio coche.

Sigue estos consejos para cuidar la batería eléctrica de tu vehículo:

  • Emplea la carga rápida solo en caso de necesidad. La recarga rápida es muy práctica en situaciones de prisa pues recuperan el 80% de la capacidad de la batería eléctrica en unos 30 minutos. Aunque es totalmente desaconsejable tomarlo como práctica habitual debido a que un uso continuado supone una reducción del 1% anual en la vida útil de la misma. Lo recomendable es realizar cargas normales alternándolas con la carga rápida con el fin de que se reequilibren las tensiones entre las distintas células.
  • Planifica la recarga. Planificando las cargas con una rutina adecuada podremos paliar su deterioro. Ante la escasez de puntos de recarga en la vía pública, debemos salir de casa con al menos el 50% de la batería recargada y ser lo más previsores posible. Sobre todo, si tenemos planeado viajar. Esta rutina de recarga evitará situaciones extremas que puedan incidir en su durabilidad y/o funcionamiento.
  • Proporciona una vida activa a tu batería eléctrica. Conectado con el punto anterior, cabe señalar que el número de recargas no incide en la salud de la batería eléctrica siendo la planificación la mejor fórmula para mantenerla en una vida activa. De hecho, los modelos más modernos de vehículos enchufables, admiten la conexión indiscriminada manteniendo la batería eléctrica con un rendimiento perfecto.
  • Temperatura idónea y sistemas de refrigeración. La temperatura exterior es un gran enemigo para la batería eléctrica de tu coche. Sometido a altas temperaturas, la degradación de este componente es mucho mayor. De igual modo, el frío extremo afecta a las baterías eléctricas mermando su rendimiento e, incluso, su capacidad de carga. Atendiendo a esto, lo ideal es aparcar este tipo de vehículos en parking o garaje en la medida de lo posible.
  • Equilibrado de las celdas. El equilibrado de las celdas se realiza cuando la batería eléctrica está a un buen nivel de carga. El proceso requiere cargar y descargar las celdas a ritmo lento para buscar el equilibrio deseado con el objetivo de mantener la batería cargada al máximo sin sufrir el efecto memoria. Como punto negativo del equilibrado podemos resaltar que el último tramo de carga es lento y algo ineficiente.
  • Vigila tu conducción y las estancias prolongadas. Si has llegado a este punto del artículo suponemos que imaginarás que, ante la previsión de dejar el coche parado un largo tiempo, es recomendable dejarlo programado para que el propio coche mantenga el nivel óptimo de carga de la batería eléctrica.

Qué ocurre en el caso de los híbridos enchufables:

Estas baterías son muy similares a las 100% eléctricas salvo en que su tamaño y capacidad energética son algo menores por lo que las recomendaciones anteriores servirán también para alargar su vida útil.

No obstante, en el caso de los híbridos enchufables, aunque agotemos la batería eléctrica podremos contar siempre con el impulso de la parte de combustión. Además, al tratarse de dispositivos más pequeños, estas baterías tardan menos en cargarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *