El coronavirus también contagia a la automoción

coronavirus

Además de ser actualmente una de las grandes amenazas de la salud humana y causar estragos a nivel mundial, el coronavirus de Wuhan se ha convertido en uno de los principales problemas de una industria en plena reconversión, la automoción.

El brote de coronavirus sigue expandiéndose en todo el mundo, siendo el continente asiático el más afectado y China el principal país perjudicado por ser el foco del virus y concentrar el mayor número de casos. Las medidas impuestas para su contención tienen ya importantes consecuencias económicas pero, ¿cómo ha afectado el Covid-19 a la automoción?

La automoción es uno de los sectores más afectados. El coronavirus se ha convertido en uno de los principales problemas que afronta este sector debido al descenso de las ventas en China y la influencia de las medidas tomadas sobre la cadena de suministros. Varias de las principales marcas, como Toyota, Volkswagen, Renault o Hyundai entre otras, realizan importantes inversiones en China donde muchas plantas se han visto forzadas a suspender su actividad por temor a posibles contagios. Además, Wuhan es la base operativa de muchos de los fabricantes occidentales y asiáticos relacionados con la automoción, desde donde se producen más de 1,6 millones de vehículos al año suponiendo el 6% de la producción industrial China.

El grupo PSA ya ha repatriado a sus trabajadores de origen francés que residen en Wuhan junto a sus familias por temor al contagio. Honda también tomaba la complicada decisión de cerrar las tres plantas de producción que junto a Dongfeng Group mantiene en la ciudad afectada y ha pospuesto la reapertura de otros dos centros operativos que tiene fuera de Wuhan. Por su parte, Volkswagen, con sus 24 plantas destinadas a la fabricación de coches y/o piezas en China (el 40% de su producción total) está entre las marcas más afectadas ; una situación similar a la de BMW que produce en china entre un 25% y un 30% de su producción mundial.

De igual modo, tras abrir su primera planta allí en 2016, Renault, que produce en China modelos como el Kadjar, el Koleos, el Captur o el eléctrico Renault City K-ZE, anunciaba la semana pasada pese a haber previsto su reapertura para el pasado 10 de febrero, la extensión del cierre de su planta, siguiendo el mandato del gobierno chino.  Indefinido es también el cierre de las cuatro plantas chinas de Toyota, aunque no se encuentren en Wuhan. La compañía, además, ha anunciado la donación por medio de Cruz Roja de 1,3 millones de € destinados a la compra de mascarillas, gafas y ropa protectora. Medidas que han sido seguidas por otras marcas como Ford.

Las consecuencias del bloqueo por el Covid-19 dificultarán aún más la recuperación del sector automovilístico

La agencia de calificación S&P Global Ratings S&P Global Ratings, estima que la producción china se reducirá en un 15% este primer trimestre. El sector deberá afrontar el problema desde dos frentes, el descenso de las ventas y la llegada de materia prima. La falta de componentes desde el continente asiático ya ha afectado en nuestro país, por ejemplo a Magneti Marelli, que  ha anunciado un expediente temporal de regulación de empleo que afectará a 400 empleados en su planta de Barberá del Vallés (Barcelona).

Además, países como Japón y Corea del Sur, importantes sedes de la industria automotriz, podrían resultar expuestos a esta paralización dada su proximidad con China y sufren ya las dificultades de sacar la producción del país. Este ha sido el caso del gigante coreano Hyundai y su filial Kia Motors.

En total, nueve plantas en España tienen previsto fabricar vehículos electrificados, por lo que su producción y la del resto de estrenos de este 2020, se podría ver amenazada por la falta de suministro de componentes. No obstante, la cuota de mercado del vehículo eléctrico en Europa es del 2.16% por lo que la incidencia de coronavirus en este caso concreto debería ser mínima. Pese a todo, el impacto de la amenaza del Covid-19 puede ser crítico en un mercado que ya bajó en 2019 y seguirá la tendencia en 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *