Coches inteligentes: El vehículo del futuro ya circula

coches inteligentes

Podría parecer ciencia ficción, pero, aunque aún no vuelen, la tecnología está haciendo que los vehículos del futuro se encuentren ya circulando. En esta realidad en la que aún hay mucho en desarrollo, la tecnología está ganando la batalla a la mecánica en los coches inteligentes y los talleres solo tendrán una salida: la adaptación. Solo de este modo podrán lograr mecanismos de reparación igual de brillantes.

La Inteligencia Artificial, el Big Data o el Internet de las Cosas, entre otras tecnologías, constituyen hoy parte esencial del diseño de un vehículo dando lugar a lo que se ha dado en llamar coches inteligentes. Vehículos hiperconectados que, además de conducir de forma autónoma, incorporan asistentes virtuales, reconocimiento del entorno físico e, incluso, la gestión de sus propias averías e incidencias.

Además, estos coches inteligentes serán, cada vez más, 0 emisiones, basándose en motores eléctricos y otras energías alternativas, lo que dejará más espacio al diseño interior en contra de los mecanismos de combustión interna.

Te contamos algunas de las aplicaciones de la tecnología a los coches inteligentes.

  • Inteligencia Artificial (IA). Asistentes como Eleanor de Rolls-Royce pueden ya guiar la conducción virtualmente. Se espera que los sistemas de conducción autónoma alcancen en esta década el nivel 5 de autonomía, pero, además, la inteligencia artificial podrá aprender acerca de nuestros hábitos de conducción, nuestras rutinas e interpretar mejor lo que ven los sensores del vehículo.
  • Block Chain: Las cadenas de bloques entrelazados entre ellos y cifrados sirven para proteger la seguridad y privacidad de las transacciones y, en automoción, permiten la conexión entre vehículo y fabricante, facilitando la investigación de posibles mejoras. Además, el block chain es de gran utilidad en el control de la trazabilidad de las piezas y componentes del motor, permitiendo el seguimiento de sus lugares de paso y la detección de fraudes.
  • Internet de las Cosas (IoT). Lo vemos en los cada vez más frecuentes sensores y/o cámaras que permiten, además de un mayor control del vehículo, la comunicación del mismo con otros elementos relacionados (resto de coches de la carretera o semáforos inteligentes por citar algunos ejemplos). Esto, que ya está en uso, hará además que los vehículos sean más seguros manteniendo las distancias, frenando automáticamente ante riesgos o situaciones imprevistas o aparcando de manera autónoma.
  • Light Detection and Ranging (LiDAR). LiDAR se basa en sensores láser que, desde el techo del vehículo, escanean los 360º de su entorno realizando un mapeo de todo lo que le rodea.
  • Vehicle to Vehicle (V2V): Es un ejemplo de hiperconectividad que permite el intercambio inalámbrico de información entre vehículos mediante datos relativos a la velocidad o la posición, de gran utilidad para las congestiones de tráfico, la prevención de accidentes o la preservación del medioambiente. La tecnología V2V aumenta, pues, el rendimiento de los sistemas de seguridad del coche, ayudando a salvar vidas.
  • Vehicle to Infrastructure (V2I): Como en el caso anterior, la V2I favorece el intercambio de información de los vehículos, pero, en este caso, con toda la infraestructura vial. Tal es el caso de las cámaras de tráfico, los parquímetros, los semáforos, las bandas de carril, las farolas o las señales de tráfico.Es un modelo de comunicación que permite a los vehículos compartir información con los componentes que admite el sistema de carreteras de un país. Los estudios realizados, han demostrado que elementos de la infraestructura son capaces de lanzar a los vehículos señales de alerta cuando hay un peligro inminente, por ejemplo, un peatón cruzando cuando no debe.

¿Qué piensas tú? Nuestra conducción ya se apoya en aplicaciones que interactúan con el entorno o tenemos, por ejemplo, parabrisas inteligentes. La inteligencia artificial y la robótica instalada en nuestros coches reduce cada vez más la siniestralidad y eso nos encanta pero… ¿Estás preparad@ para dejar de conducir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *