AdBlue: ¿Qué es y para qué sirve?

boca-de-llenado-adblue

El AdBlue es un aditivo empleado en el sistema de depuración de gases de escape de algunos motores diésel. Basado en una disolución de urea, el AdBlue permite reducir las partículas nocivas y cumplir con los límites legales de las normativas de emisiones.

Dada la penalización que está afectando al diésel por su elevado nivel de emisiones, son muchas las marcas que han ideado líneas basadas en el AdBlue, como BlueMotion, BlueRec o BlueHDi entre otros para hacer frente a la Norma Euro 6 impuesta en 2015 para que nuestros vehículos sean cada vez más limpios.

Desde que entrara en vigor, el AdBLue ha supuesto una auténtica revolución en lo que a reducción de emisiones nocivas se refiere.

¿Cómo funciona el AdBlue?

Este aditivo ya se ha convertido en un básico en los coches diésel que se debaten actualmente entre la desaparición (solo el 27% de las ventas actuales son de vehículos diésel) y las mejoras técnicas para hacerlos más eficientes y menos contaminantes. Uno de los grandes protagonistas de esta optimización, ha sido el AdBlue.

El AdBlue es un líquido elaborado a base de urea que se inyecta en el catalizador. Su funcionamiento se basa en reacciones químicas que transforman el óxido de nitrógeno tóxico (NOx) en otros elementos no nocivos para el medio ambiente como el vapor de agua y el nitrógeno.

Ventajas y Desventajas

Por su propio funcionamiento, el AdBlue se convierte en un consumible más del vehículo, lo que lo convierte en algo de lo que estar pendiente y que incurre en un gasto formando parte del mantenimiento del vehículo y sin olvidar que se debe repostar.

Este aditivo no incide en el funcionamiento del vehículo, ni afecta a la conducción, su principal ventaja es la medioambiental y su precio lo convierte en irrelevante frente a la reducción de emisiones que supone su incorporación.

Es un aditivo corrosivo lo que conlleva tomar precauciones para su rellenado como guantes y gafas protectoras. Además, esta característica provoca complicaciones en elementos que otros vehículos no montan como el inyector de urea, así como en los sensores de nivel del depósito o la unidad de control.

Si no repones la urea el vehículo el sistema impedirá poner en marcha el vehículo hasta que no repostes y se resetee la unidad. Para evitar males mayores, te recomendamos llevar un envase de 5 o 10 litros en el vehículo para casos de emergencia. Podrás encontrarlos en gasolineras, tiendas especializadas e hipermercados.  Si se agota este aditivo durante un viaje, podrás, en cambio, continuar la marcha hasta el taller o estación de servicio más cercana aunque la mayoría de los fabricantes coinciden en afirmar que la falta de AdBlue limitaría el funcionamiento del vehículo.

Y una vez allí, ¿cómo repostar urea?

Solo tendrás que localizar un tapón azul que hay junto al de llenado de gasoil, aunque, en algunos vehículos, el depósito de urea se encuentra en el maletero o en el motor.

Es importante recordarte que este aditivo tiene fecha de caducidad que, una vez superada, merma la efectividad del mismo. Por ello, lo recomendable si hace más de un año que no se rellena/renueva el AdBlue, es la completa sustitución del mismo.

surtidor-adblue

¿El AdBlue es caro?

El consumo de AdBlue es mucho más lento que el de combustible por lo que normalmente es innecesario rellenarlo cada vez que repostemos. Teniendo en cuenta que el tamaño medio en un turismo del depósito de este aditivo, repostar AdBlue con un rellenado completo no debería superar los 20 o 30€.

Su consumo, por último, dependerá de los parámetros fijados por el fabricante en la ECU (centralita) para el control de las emisiones nocivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *