¿Ruido al frenar? Te explicamos las causas

Ruido disco de frenado

¿Por qué ‘chirrían’ los frenos? ¿Qué lo provoca?

El sistema de frenado es el más elemental en el sistema de seguridad de tu vehículo. Los frenos nos permiten reducir de manera eficaz y rápida la velocidad para, así, tener un control en la conducción. En el caso de un problema, o futuro problema, en estos, comenzarás a notarlo con un extraño ruido al frenar. Las piezas del sistema de frenos son las pastillas y discos.

¿Qué es el ruido de los frenos?

Los problemas en los frenos es uno de los motivos más comunes de hacer una visita al taller. En ocasiones se atribuye un ‘ruido de frenos’ cuando realmente este sonido proviene de otras piezas del coche en la transmisión que producen las vibraciones (cualquiera desde el neumático hasta la unión con el chasis) e, incluso. en el motor.

Por tanto, debemos prestar atención no solo al estado del sistema de frenado, si no al de toda la transmisión. Teniendo en cuenta esto, vamos a pasar a ver los distintos motivos que pueden provocar este ruido en el auto, los cuales son: Pastillas de freno, discos de freno en malas condiciones, humedad, vibraciones entre la pastilla y el disco de frenado, estilo de conducción y suciedad en el sistema.

ruido frenos
Un mantenimiento adecuado del sistema de frenado te ahorrará importantes quebraderos de cabeza.

Pastillas de freno

Como sabemos, el sistema de frenado actúa debido a la fricción de discos de frenado con las pastillas de frenado, reduciendo la velocidad y deteniendo el vehículo. Si cualquiera de estos elementos se encuentra en mal estado, la capacidad de frenada ser reducirá notablemente.

Por esto, el primer motivo de ruidos de frenos es el mal estado de las pastillas. Cuando estas se encuentran desgastadas en exceso, mermarán el potencial de frenado y pueden provocar ‘chirridos’. El sonido puede venir debido a que las pastillas estén tan desgastadas que se peguen a los discos, o porque las tiras de seguridad ya han quedado al descubierto. Incluso pueden que el material de fricción este cristalizado. Hay que revisar las pastillas.

Debido a estos motivos, y especialmente por tu seguridad, es importante que cuando vayas al taller revises el estado de tus pastillas. Si están desgastadas, hay que cambiar. El frenado del vehículo óptimo es básico para una conducción adecuada.

Discos de freno en malas condiciones

Los discos de freno, como explicamos antes, son básicos en el sistema de frenado al ‘friccionar’ con las pastillas. Cuando hay un problema en el disco, puede ser debido a una mala rectificación de estos o a una deformación. Esto último es muy extraño, dependerá de la calidad del disco que tienes.

Vibraciones entre el disco y la pastilla de freno

En ocasiones, la vibración entre la pastilla y el disco de frenado puede ocasionar un ‘chillido’ muy característico. Pero realmente, que ocurra esto es difícil, pues la pastillas tienen un aplique de teflón en su parte trasera para poder evitar estas vibraciones.

Distancia frenado
La distancia de frenado se reduce si los frenos están desgastados, con todas las implicaciones que esto tiene.

Humedad

Este es un factor ambiental. En condiciones de frío y humedad, es posible que el disco suene al frenar debido a su baja temperatura. No hay problema, pues en el momento los frenos se calienten el freno del coche dejará de hacer ruido.

Suciedad en el sistema

Como ocurre con la humedad y el frío, se puede acumular algo de polvo y suciedad en el disco. Esto puede ocurrir por haber transitado alguna carretera con mucha arenilla, o por campo. También si se aparca el coche en un entorno de polvo. Al cabo de un par de kilómetros el disco debería limpiarse y no hacer ruido alguno.

Estilo de conducción

Como en casi todos los elementos del coche, el modo en que conduzcas afecta notablemente al estado del sistema de detención. Si conduces de manera demasiado agresiva, con frenazos, esto desgastará notablemente tus pastillas y discos.

Se llama efecto ‘fading’ al hecho de que los frenos se desgasten debido a una conducción agresiva, derivando en una pérdida de capacidad de frenada. Cuando ocurre este efecto, el líquido de frenos se sobrecalienta. Al calentarse tanto, comenzará a hervir, produciendo burbujas, reduciendo la eficacia de frenado. A estas altas temperaturas, el material de fricción también se verá afectado.

Unos últimos consejos

Los problemas en los frenos se producen por diversas razones, es por esto que hemos de chequearlos en cada mantenimiento de nuestro auto. Se ha de tener cuenta dentro del mantenimiento de las pastillas y discos de freno es el leve ruido que se oye al frenar despacio o con suavidad si las pastillas son nuevas. Esto es algo que pasa en ocasiones y no tiene que indicar, en principio, problema alguno. En caso de cualquier tipo de problema, hay que hacer un cambio de pastillas o cambiar los discos.

Por último te recomendamos que realices mantenimientos mecánicos del coche de manera periódica y siempre con expertos. En caso de que encuentres ya un problema en tus frenos, no dudes en solicitar presupuesto para tu reparación con nosotros. Contamos con más de 200.000 reparaciones a nuestras espaldas y precios por debajo de lo que esperarías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *