¿Cómo preparar tu coche para el invierno?

mantenimiento del coche en invierno

¿Te has parado a pensar alguna vez si tu coche está preparado para la llegada del invierno? ¿Sabes qué debes comprobar por tu seguridad y la de los tuyos?

El mal tiempo y la bajada de las temperaturas puede suponer un riesgo en la carretera para todo conductor. Es importante que durante el invierno adoptes unas medidas especiales para conducir con la máxima seguridad con el fin de evitar posibles accidentes. Pero, además, resulta imprescindible que en esta época de lluvias y nieve prepares tu coche. Por esta razón, es conveniente que realices un mantenimiento del coche en invierno. Y, para que lo anterior, no te suponga un problema te damos algunos consejos.

6 componentes del coche que tienes que revisar en invierno

Batería

Suministrador imprescindible de energía para el motor que puede sufrir las consecuencias del frío. La llegada del invierno puede provocar que el rendimiento de la batería del coche disminuya. Por ello, y para evitar que este elemento pierda potencia de arranque es preciso revisar su estado de carga. Permanece atento a su antigüedad y si posee más de tres años revísala con mucha frecuencia.

Presta especial atención también a la tapa y a los bornes de la batería. Adopta aquellos cuidados específicos que sean necesarios para evitar circular con los bornes oxidados. Te recomendamos también limpiar la tapa de la batería con un paño antiestático. Recuerda que todos los elementos hacen posible que el motor arranque sin problemas y en cualquier tipo de circunstancias.

Neumáticos

Para un correcto mantenimiento del coche en invierno es imprescindible comprobar el estado de los neumáticos. Según la normativa vigente, la profundidad del dibujo debe ser, como mínimo, de 1,6 milímetros. Algunos expertos recomiendan no bajar demasiado de los 2 mm por tu seguridad al volante. Si las ruedas se encuentran en mal estado, simplemente el agua en la carretera puede suponer un grave peligro.

Comprueba también la goma de los neumáticos y la banda de rodadura. Examina si la goma presenta grietas o está endurecida y si la banda se ha deformado, pues si alguna de estas dos situaciones se da, debes saber que los neumáticos han perdido sus prestaciones y, por tanto, adherencia. Revisa la presión de inflado, ya que una presión baja puede favorecer el riesgo de aquaplaning.

neumáticos de invierno

Además, si frecuentas zonas donde la temperatura es inferior a los 7ºC te recomendamos montar neumáticos de invierno. Es una solución alternativa a las ya conocidas cadenas de nieve y, se caracterizan por su seguridad, adherencia y rendimiento a bajas temperaturas, hielo y nieve. Si optas por esta alternativa, te aconsejamos equipar tu vehículo con cuatro ruedas de invierno y conocer cada una de sus ventajas e inconvenientes.

Amortiguadores

Este elemento del sistema de suspensión contribuye al contacto de los neumáticos con el asfalto, sobre todo, ante la presencia de condiciones meteorológicas adversas. Por este motivo, no solo debes poner el foco en el estado de los neumáticos sino también en el desgaste de los amortiguadores. Unos amortiguadores desgastados favorecen la pérdida de tracción y hacen menos segura la dirección.

Ten en cuenta que este componente se desgasta de forma gradual y, por tanto, si no los sustituyes cuando es necesario puede ocasionar daños en otros mecanismos del coche. Algunos de los que pueden resultar afectados son los neumáticos, las rótulas, los palieres y semiejes. Si no quieres que ocurra esto, permanece atento a las señales que pueden indicarte que sea preciso realizar el cambio. Las más importantes son aumento de la distancia de frenado, posibles balanceos e incremento del consumo de combustible.

Frenos

Respecto a los frenos debes tener en cuenta que es recomendable que revises siempre durante esta época el líquido, las pastillas y los discos de frenos. Comprueba que no existen desperfectos en los discos o suciedad en el resto de componentes. Ten presente que en situaciones de lluvia la distancia de frenado se duplica.

Evita los frenazos cuando el tiempo no sea favorable, pues la lluvia, el hielo y la nieve pueden provocar desplazamientos inoportunos en la carretera, bloquear las ruedas y favorecer la aparición del aquaplaning. Encárgate también de observar el estado que presentan las pastillas de freno y recuerda además hacerlo aproximadamente cada 10.000 kilómetros.

mantenimiento preventivo de invierno

Revisa el nivel de líquido de frenos y si se encuentra demasiado bajo, te recomendamos su sustitución para evitar posibles mezclas al rellenarlo. Examina también los conductos del depósito de líquido de frenos, pues si están resecos será preciso cambiarlos. Comprobar todos los elementos que forman parte del sistema de frenado disminuirá las posibilidades de que tu vehículo sufra una avería.

Sistema de alumbrado

Con la entrada del invierno las horas de luz disminuyen lo que dificulta la visión durante la conducción. Por ello, te recomendamos una visita al taller para comprobar el sistema de alumbrado. Revisar los reglajes de las luces, el estado de las lámparas y el envejecimiento de las ópticas es importante ya que, en condiciones de baja visibilidad puede evitarte muchos sustos innecesarios.

Circula con las luces de cruce de día para aumentar tu seguridad y, caso de niebla, no dudes en encender los faros antiniebla. Si vas a realizar un viaje y llevas mucho equipaje comprueba siempre el reglaje de los faros para evitar deslumbrar al resto de conductores. Y, además, si circulas de noche en carreteras con mala iluminación usa las luces largas o de carretera. Recuerda utilizarlas cuando no puedas distinguir un vehículo oscuro a 50 metros o cuando tengas dificultades para leer una matrícula a 10 metros y siempre que circules a más de 40 km/h. Cambia la luz de carretera por la de cruce cuando sea preciso, respeta al resto de usuarios de la vía.

No olvides cambiar las lámparas en pareja si es necesario sustituirlas por su mal estado. Esto te garantizará un funcionamiento óptimo del sistema de alumbrado del vehículo y evitará que te expongas a posibles situaciones de riesgo en la carretera.

Limpiaparabrisas

Elemento fundamental que garantiza la visión correcta en condiciones de lluvia. Examina el limpiaparabrisas con el fin de cerciorarte de que se encuentra en buen estado. Recuerda comprobar el nivel de líquido y no rellenar el depósito solo con agua para que no se congele mientras circulas. Si el limpiaparabrisas se empaña enciende la calefacción y apaga el botón de recirculación del aire.

Revisa también las escobillas limpiarabrisas. Es necesario que estén en óptimas condiciones para que puedan limpiar bien el cristal. Si hacen ruido o no limpian todo lo que deberían es imprescindible que las cambies. Para ello, observa siempre el modelo y el año de tu vehículo. Te recomendamos además no usar el limpiaparabrisas cuando el cristal esté cubierto de hielo o cuando el cristal esté seco, pues, de este modo, aumentarás su vida útil.

En Reparatucoche.com nos preocupamos por realizar un adecuado mantenimiento del coche en invierno. Si aún no has hecho el tuyo, ¿a qué esperar para visitarnos?

 

Dos pasos para reparar tu coche al mejor precio: ¿qué necesitas?FINANCIACIÓN A TU MEDIDA
He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
o

Dinos qué le pasa a tu coche:

He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *