Cómo elegir el seguro del coche

cómo elegir seguro coche

Estos son los puntos más importantes para elegir el seguro de tu coche

La primera consideración para elegir un seguro de coche, es cómo lo contratamos, si lo hacemos directamente o a través de un broker. En el primer caso, la contratación va a ser más rápida, ya que se hace de forma directa. En cambio, en el segundo caso, el broker será el intermediario entre la compañía de seguros y tú. Lo bueno de esta segunda opción es que el intermediario tiene una cartera de productos de diferentes aseguradoras, con mayores opciones. El servicio del broker es gratuito para el usuario, ya que éste gana un porcentaje de comisión que cobra a la aseguradora.

Hay otra opción que permite al usuario hacer una comparación de productos por sí mismo rápidamente. Los buscadores o comparadores de seguros son plataformas online que funcionan de manera similar a los buscadores de billetes de avión. Por ejemplo, Rastreator o Acierto.com, donde poniendo unos cuantos datos en sus formularios puedes tener una idea clara de cuánto costaría el seguro para tu coche o moto.

La antigüedad del coche es clave

Puede que nuestro coche sea nuevo de concesionario o bien que lo hayamos comprado de segunda mano. O también puede que simplemente queramos cambiar el seguro de nuestro actual coche. La antigüedad del vehículo será otro factor a tener en cuenta antes de analizar los diferentes seguros. Por ejemplo. Si tenemos un vehículo que tiene más de diez años, no merecerá la pena contratar un seguro a todo riesgo. En este caso, lo más común es que solo contratemos un seguro de responsabilidad civil que se encargará de cubrir los daños materiales o personales a terceros. El asegurado tendría que correr con los gastos de los daños propios.

El perfil del conductor

Es importante que analices bien qué tipo de conductor eres, y en función de eso, escojas el seguro más adecuado. Así, el precio y tipo de seguro ideal variará si el conductor es novel o tiene varios años de experiencia.

Ten en cuenta también si vives en una zona rural, porque probablemente no tengas acceso a tantos talleres. En este caso necesitarás un seguro que te permita elegir a qué taller llevas tu coche. Eso será clave para que estés contento con lo que has contratado.

Si vives en una ciudad y tu coche pasa la noche fuera, querrás tener un seguro con una cobertura extra. Puedes ampliar la cobertura para la rotura de lunas, incendio o robos, entre otras cosas.

Muchas veces, el coche se convierte en una herramienta de trabajo indispensable, y sin él, se paraliza tu actividad profesional. Si es tu caso, tu póliza deberá garantizar la disponibilidad de un vehículo de sustitución mientras el tuyo está en el taller.

En el extremo contrario, hay quienes solo usan su vehículo esporádicamente. Puede que en el día a día, te muevas en transporte público para ir al trabajo, y que destines el coche solo a viajes de fin de semana y vacaciones. Para esta clase de conductores hay una gran cantidad de nuevos productos. Con ellos puedes asegurar el coche por un número determinado de días o de kilómetros, por ejemplo.

La edad del conductor también es determinante a la hora de contratar un seguro y establecer la prima. En países extranjeros se ha popularizado el uso de los seguros pay as you drive, o lo que es lo mismo, “paga como conduzcas”. La empresa aseguradora instala un dispositivo en el vehículo que permite analizar la conducción del piloto: si respeta los límites de velocidad, si tiene una conducción agresiva o suave; y en función del resultado se calcula la prima. Esta modalidad te servirá para ahorrar si eres un conductor joven y responsable.

Conductor ocasional

Si alguien aparte del titular va a conducir el coche, habría que ampliar el seguro añadiendo un conductor ocasional. Evidentemente esto va a aumentar el precio, pero es obligatorio hacerlo. Si alguien diferente al titular tiene un siniestro y no figura en la póliza, el seguro no se hará responsable de los gastos.

Coche de gama alta

El nicho de conductores que acceden a un coche de lujo es muy pequeño, por eso, las aseguradoras no ofrecen una variedad tan amplia de productos en este sentido. Como es de suponer, el precio para cubrir a todo riesgo un coche de gama alta es muy superior al de uno común. Esto es así porque la aseguradora tendrá en cuenta, a parte del valor total del vehículo, el valor de las reparaciones o la compra de piezas por separado. Así que, si tu idea es comprarte un coche de gama alta, debes tener en cuenta no solo el precio de compra, sino los gastos derivados y si podrás hacer frente a ellos.

Seguro a todo riesgo con franquicia

Esta otra alternativa es una buena opción para ahorrar en el seguro sin renunciar a estar protegido completamente. Es una modalidad en la que el asegurado y la aseguradora ahorran dinero, pero, ¿esto cómo se consigue? pues en caso de siniestro, ambos correrán con una parte de los gastos. Por eso, este tipo de póliza está recomendada para los conductores que suelen tener pocos percances. A diferencia de una póliza a todo riesgo común, la prima mensual se reduce bastante, sobre todo en la cobertura por daños propios. Y mientras mayor sea la franquicia, más barata será la prima. Sobre el funcionamiento, te damos un ejemplo: si tienes un siniestro valorado en 500€ y una franquicia de 200€, la aseguradora cubriría 300€.

Seguro de defensa jurídica

En caso de accidentes más complicados donde es difícil determinar la responsabilidad del siniestro, las aseguradoras ofrecen una póliza de defensa jurídica. Hablamos de una póliza a través de la cual la aseguradora asume el riesgo en caso de que “nos lleven a juicio”. La compañía aseguradora costeará los gastos derivados del proceso judicial, ya sea de origen civil o penal.

Más allá del seguro obligatorio a terceros y del todo riesgo, actualmente hay un mundo de posibilidades cuando hablamos de seguros de automóvil. Se trata de saber elegir la modalidad de seguro que se adapta a tus necesidades concretas, porque no todos valen para todos.

Revisa las opciones que hay en el mercado, compara y asesórate por un experto si lo consideras necesario. No te olvides de leer bien la letra pequeña del contrato, y evita sorpresas desagradables cuando necesites hacer uso de tu seguro.

Nosotros recomendamos que el producto contratado tenga ciertos puntos básicos, como la asistencia en carretera. Poder llamar por teléfono y que alguien vaya a echarte una mano hasta donde tu coche te haya “dejado tirado” es algo imprescindible. Hay productos que tienen asistencia en carretera a nivel nacional y otros amplían a cualquier parte del mundo.

Puede ser que la ayuda recibida en el punto del siniestro sea suficiente y eso te permita continuar tu viaje. Pero en caso de necesitar una reparación mayor, lo mejor es que tu seguro sea flexible a la hora de poder elegir el taller. Para que dejes tu coche donde quieras, no donde puedas. Y como a nosotros nos gusta que estés tranquilo, Reparatucoche ayuda a tu seguro ofreciendo la Garantía Mecánica, y nos hacemos cargo de tus facturas si tu coche se estropea tras una reparación en uno de nuestros talleres colaboradores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *