Claves para comprar un coche de segunda mano

Te estás planteando comprar un coche de segunda mano? ¿Qué debes tener en cuenta antes de decirte? Reparatucoche.com te da las claves

El sueño de todo automovilista es encontrar un coche bueno, bonito y barato, ¿verdad? Pero no siempre el cuento termina bien. En muchos casos, la compra que parecía inicialmente perfecta se convierte en una auténtica pesadilla si no llevamos cuidado a la hora de decidir nuestra compra. Por este motivo, lo ideal antes de comprar un coche de segunda mano, es contar con la ayuda de un profesional, un mecánico, un perito o, directamente, solicitar a Reparatucoche.com un informe técnico sobre el mismo.

Si por el contrario eres de los que les gusta correr riesgos y hacer las cosas por tus propios medios, te damos unos cuantos consejos que te pueden ayudar a detectar causas por la que deberías desestimas una compra si se diera el caso.

  • A primera vista, un color mate, sin brillo, indica que el coche ha pasado en la calle gran parte de su vida y que la continua exposición a las inclemencias meteorológicas, han dejado su huella.
  • Debes estar atento a partes del coche, que muestren un tono distinto al color original, así como a piezas del coche mal ajustadas, pues pueden indicar posibles reparaciones por golpes
  • Presta atención especial a posibles arañazos, abolladuras
  • Bajo el capó. Aquí lo más recomendable es que acudas a un taller de confianza y revisen los puntos más importantes, así como posibles pérdidas de aceite/agua, niveles…
  • Estado de los neumáticos. Comprueba que no presenten grietas, que el dibujo tiene una profundidad adecuada, al menos 1,6mm de profundidad- y su presión es adecuada para circular. ¡Que no se te olvide revisar la rueda de repuesto y sus herramientas!
  • Amortiguadores. Colócate en un costado del coche y empuja con fuerza: si oscila, o rebota, más de dos veces, puede ser síntoma de que los amortiguadores no están en óptimas condiciones. También puedes ejercer presión a la altura de las ruedas delanteras y observar que la capacidad de recuperación de las mismas no sea demasiado lenta.
  • Faros. Principalmente debes detectar que no muestren grietas y que las lentes no estén opacas. Un vistazo a los faros traseros debe detectar también casos de oscurecimiento.
  • Cerraduras. Comprobar el estado de las mismas y su correcto funcionamiento.

No tengas ninguna prisa, tomate todo el tiempo que necesites, en ocasiones pequeños detalles destapan posibles engaños.

Una vez revisado todo el exterior, chapa, luces, bajos, ruedas, lunas…. ¿Qué debemos revisar en el interior del vehículo?

  • Estado general: Cuidado interior, tapicería, cuadro de mandos, palanca de cambios, posibles quemaduras…
  • Elementos de seguridad. Comprobar el estado de los cinturones, tanto visual como su correcto funcionamiento, para ello tira fuertemente de ellos y comprueba que el sistema de retención funciona correctamente. Otra prueba que debes realizar es su recogida. Estira suavemente de cada uno de ellos y suéltalos, observa que vuelven a su lugar de inicio sin necesidad de ayuda. Comprueba también si el vehículo está equipado con anclajes de seguridad para la instalación de las sillas de los más pequeños y el estado de los mismos.
  • Asientos. Revisa que todos los ajustes posibles funcionan correctamente, ya sean de forma manual o eléctrica y su correcto anclaje.
  • Cuadro de mandos, luces y demás interruptores. Acciona el contacto del coche, no es necesario que lo arranques todavía. Comprueba que el cuadro de mandos se enciende y se visualiza correctamente, que no presenta ningún testigo de avería. Prueba que funcionen correctamente el, aparato de música, aire acondicionado o climatizador, ajustes de espejos en caso de ser eléctricos, gps si lo lleva… No tengas la más mínima de duda de probarlo todo, recuerda que puede ser tu futuro coche.
  • Enciende el motor, como diría el copiloto de nuestro querido Carlos Sainz, “Trata de arrancarlo Carlos”. Acciona el contacto del coche y comprueba si le cuesta arrancar. SI tienes que insistir demasiado tiempo, es recomendable acudir a un taller y que lo revisen para descartar posibles problemas de batería, alternador o cualquier otro elemento.

Con el motor en marcha deberías realizar las siguientes comprobaciones:

  • Pedales. Que no tienen demasiado recorrido.
  • Frenos. Acciona el pedal del freno y fíjate en si se hunde excesivamente. Presiona durante unos 20 segundos: si le cuesta recuperar su posición, es posible que el circuito tenga fugas, posibles ruidos… Tira de la palanca de freno de mano para comprobar su tensión.
  • Embrague. Con esta guía podrás comprobar el estado del embrague de tu candidato a futuro coche.
  • Dirección. Gira el volante poniendo atención a que su movimiento no presente holgura, que las ruedas se mueven al comenzar a girar el volante, que no sea demasiado dura, posibles ruidos…
  • Luces, luz de cruce, largo alcance, antiniebla (si los lleva), intermitentes, luz de freno y marcha atrás.

¿Y ahora? ¿Habrá que probarlo?

Una vez en marcha podemos realizar las siguientes pruebas:

  • Alineación. En un tramo plano de carretera, soltamos ligeramente el volante y observamos si el coche se mantiene en línea recta. En el caso de que tienda a irse hacia algún lado, podría ser síntoma de algún problema en la dirección.
  • Dirección. Busca un lugar libre de circulación, donde puedas conducir a una velocidad constante, gira suavemente el volante a un lado y a otro alternativamente, comprueba que la dirección responde correctamente.
  • Frenos. Aprovecha que no hay circulación para realizar una sencilla prueba de frenada. Aumenta la velocidad del vehículo hasta los 50km/h aproximadamente y pisa firmemente el pedal. Un coche con problemas se puede desviar a uno de los lados. Observa posibles ruidos, vibraciones, que el pedal se hunda en exceso…
  • Olores. Cuando el motor se calienta pueden aparecer otros síntomas casi imposibles de detectar a simple vista, por ejemplo, posibles olores a goma quemada, u olor a gasolina, nos pueden indicar algún tipo de problema oculto.

El coche va genial ¿Y ahora?

Dicen los entendidos que “no es oro todo lo que reluce”, así que para evitar posibles sorpresas te indicamos una serie de comprobaciones que debes de realizar antes de cerrar la compra.

  • Permiso de Circulación. Comprueba que realmente el coche pertenece al vendedor.
  • Libro de mantenimiento. Nos puede ayudar a saber si el vehículo ha seguido las recomendaciones de mantenimiento marcadas por el fabricante, así como el total de kilómetros recorridos realmente. De este modo, podemos saber si el cuentakilómetros ha sufrido algún tipo de manipulación. En el caso de que no lo tenga, podemos solicitar algún documento que nos ayude a verificar dicho dato, facturas del taller, informe inspección ITV…
  • Tarjeta ITV. En este documento encontrarás la antigüedad del vehículo, datos técnicos y si tiene la ITV en vigor.
  • Informe DGT. Solicita un informe del vehículo por menos de 10€ y te evitarás sorpresas desagradables, multas pendientes, embargos o haber pertenecido a una flota de alquiler.
  • Impuestos. Comprueba que está al corriente de pagos municipales

En Reparatucoche.com entendemos el ahorro que supone en muchas ocasiones comprar un coche de estas características, pero también somos conscientes de la cantidad de fraudes que se dan en este tipo de ventas. Por ello ponemos a tu disposición la más completa asesoría técnica que te ayudará a que tu compra sea lo más acertada posible y no se convierta en una pérdida de tiempo y, sobre todo, dinero.

Dos pasos para reparar tu coche al mejor precio: ¿qué necesitas?FINANCIACIÓN A TU MEDIDA
He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
o

Dinos qué le pasa a tu coche:

He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *