Cómo conducir con viento. Los consejos más completos.

conducir con viento

Ya hemos tratado cómo conducir en condiciones adversas de agua, nieve o hielo. Pero, ¿sabes cómo conducir con viento? Reparatucoche.com te da las claves para una conducción segura en cualquiera de estas condiciones.

Conducir con viento se puede convertir en una situación realmente peligrosa, teniendo en cuenta que hablamos de un elemento invisible. Además, puede llegar a superar los 100km/h y soplar de forma impredecible ¿sabes que precauciones debes tomar? Sigue leyendo, te lo contamos en las siguientes líneas.consejos para conducir con viento

Consultar la previsión meteorológica

Si la velocidad del viento es superior a los 70km/h, deberás plantearte seriamente coger el coche. Con estas condiciones, la conducción se vuelve realmente peligrosa, además de aumentar el consumo de combustible. En caso de tener que conducir inevitablemente, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

Dirección del viento

Pon atención a las mangas de viento instaladas en autopistas y autovías, o a los árboles en caso de otras vías. Esto te permitirá poder averiguar su dirección y estar prevenido ante posibles ráfagas.

También puedes tener en cuenta lo siguiente para averiar en qué dirección sopla:

  • notas que al coche le cuesta avanzar, el viento sopla de cara
  • el coche circula con suavidad, sopla por detrás

Podemos considerar los casos anteriores como los menos peligrosos, aunque lo cierto es, que suelen ser los menos habituales. En carreteras con curvas, donde la posición de tu coche va cambiando respecto al viento lateral, tienes más posibilidades de llegar a perder el control.

Pero sin duda, el viento racheado es la peor de las condiciones que te puedes encontrar. Sus cambios constantes afectan notablemente a la estabilidad del vehículo.

Modera la velocidad

Para conducir con viento es recomendable reducir la velocidad, conseguirás un mayor agarre a la carretera. De igual modo, es recomendable circular utilizando marchas cortas y un régimen elevado de revoluciones, te permitirá tener mayor control.

Suavidad y firmeza

Sujeta el volante con firmeza para evitar posibles bandazos provocados por los cambios de dirección del viento. Al mismo tiempo, para contrarrestar su empuje, realiza movimientos suaves con el volante.

Utiliza el centro del carril

De esta forma tendrás más margen de maniobra en caso de una ráfaga de viento lateral. Si circulas cerca de los extremos, un golpe de viento inesperado puede provocar la invasión del carril contrario o el arcén.

Cuidado cuando adelantes

Recuerda que cuando circulas detrás de un vehículo, se crea una pantalla que impide que el aire te afecte directamente. Sin embargo, debes tenerlo muy presente antes de realizar cualquier acción.

Un fuerte viento soplando de cara puede complicar dicha maniobra, ya que tu coche necesitara más tiempo. Calcula bien la distancia antes de realizar el adelantamiento.

Con viento lateral el adelantamiento es aún más complicado, sobre todo para vehículos de gran tamaño. Imagina que circulas con viento desde la derecha y vas moviendo suavemente el volante para mantenerte en el carril. Una vez iniciado el adelantamiento y colocado a su lado, la resistencia del aire desaparecerá, con riego a quedarte demasiado cerca al ir corrigiendo. Deberás estar atento, ya que tendrás la sensación de que tu coche es absorbido. Una vez sobrepasado, volverás a notar el empuje del viento, dificultando el regreso a tu carril.

En caso contrario, viento por la izquierda, corres el riesgo de ser empujado hacia el vehículo que pretendes adelantar.

Túneles y puentes

consejos para conducir por tunelRealmente en los túneles no tienes ningún problema, todo lo contrario, estás totalmente protegido del viento. El peligro aparece a su salida, ya que desconoces si las condiciones del viento han cambiado, fuerza, dirección…

En cuanto a los puentes, sus corrientes suelen ser impredecibles, por lo que deberás extremar la precaución.

En los SUV, el peligro aumenta

Los también conocidos como todocaminos, al ser más altos, tienen el centro de gravedad más elevado, lo que supone cierta desventaja. Esta diferencia de altura, provoca mayor sensación de inestabilidad y mayor paso de aire en los bajos del coche. Algo que se contrarresta, en gran medida, con su elevado peso.

Evita utilizar baca o partabicis en días de viento, este elemento afectará aún más a su estabilidad.

Obstáculos inesperados

Con vientos muy fuertes, es muy probable que te encuentres árboles o ramas caídas, hojas, bolsas volando… Obstáculos inesperados que pueden provocar colisiones o pérdida de adherencia con la carretera. Siempre que sea posible, procura no dar volantazos, evitarás una tragedia mayor. Artículo de interés Hay que saber cómo frenar

Revisa tus neumáticos

Una vez más, es vital el correcto estado de los neumáticos, presiones, profundidad del dibujo… Recuerda que son el único elemento que mantiene el coche en contacto con el asfalto. Te puede interesar Todo lo que tienes que saber sobre tus neumáticos

Pero, sobre todo, conducir con viento, agua, hielo o nieve, requiere de tu máxima atención. Es la única forma de poder anticiparte y estar preparado ante cualquier acontecimiento. Te recomendamos que siempre estés al tanto de la situación metereológica. Puedes hacerlo AQUÍ.

Otros artículos relacionados:
¿Cómo evitar el aquaplaning?
Conducir con nieve y/o hielo, ¿cómo se hace?

Dos pasos para reparar tu coche al mejor precio: ¿qué necesitas? PAGA HASTA EN 6 MESES SIN INTERESES
He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
o

Dinos qué le pasa a tu coche:

He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *