Carreteras convencionales y sus características

carreteras convencionales

Las carreteras convencionales pueden ser, en muchas ocasiones, una vía de escape para evitar atascos interminables.  Desde Reparatucoche.com te contamos las características y peculiaridades de estas vías.

Antes de que aparecieran las tan conocidas y usadas autovías y autopistas, solo existían las denominadas como carreteras convencionales. Su principal diferencia es que solo tienen un carril para cada sentido de circulación, lo que implica un riesgo mayor a la hora de transitar por ellas. La maniobra de adelantamiento, por ejemplo, conlleva muchos más riesgos al tener que invadir el carril contrario para su realización. Cualquier pequeña distracción puede resultar fatal, llevando tu coche a invadir de forma involuntaria el otro carril.

Otra característica destacable es su trazado, el cual no suele tan regular como el de sus hermanas mayores. En carreteras convencionales es fácil encontrarte curvas más cerradas, cambios de rasante con visibilidad nula… Lo que requiere que nuestra atención sea todavía mayor.

Además, por ellas está permitido la circulación de todo tipo de vehículos, desde ciclistas y maquinaria agrícola a camiones y autobuses. El tránsito de este tipo de vehículos, sobre todo en tramos con mucha pendiente, puede ocasionar una circulación más lenta. En algunos tramos es posible encontrar un tercer carril para aliviar este tipo de situaciones, facilitando los adelantamientos.

Importante conocer la situación del tráfico.

Adelantar con un solo carril ¡Qué miedo!

Cierto que es una de las maniobras más ¿peligrosas?, no digamos “delicadas”.  ¿Qué debes tener en cuenta a la hora de realizar un adelantamiento sin peligro?

Lo primero y más importante, valorar y calcular la distancia necesaria. Ten en cuenta que no todos los vehículos son igual de rápidos, algunos precisan de más recorrido. Lo que debes tener muy claro es que, a la mínima duda, no hacer nada y esperar mejores condiciones.

En el caso de no tener pensado adelantar, es conveniente dejar hueco suficiente con el vehículo que llevas delante. Esto facilitará la incorporación de otros vehículos que decidan adelantarte.

Avisar al vehículo que nos precede de nuestra intención mediante el intermitente. Antes de iniciar el adelantamiento mira por el retrovisor y asegúrate de que ningún otro vehículo a comenzado a adelantar. Si inicias el adelantamiento en ese momento puedes obstruir su maniobra y causar una situación de peligro.

estado de las carreteras convencionalesMantén el motor a punto para disponer de su máxima potencia. En motores turbodiésel sobre 2.000 rpm, mientras que en motores gasolina se sitúa en torno a las 3.500 rpm.

Una vez iniciado el adelantamiento, debes procurar estar en el carril contrario el menor tiempo posible. Antes de volver a tu carril, asegúrate de que ves al vehículo adelantado por el retrovisor interior. Si vuelves a tu carril antes de que esto suceda, pondrás en peligro al vehículo adelantado al invadir su trayectoria.

Nunca dejes de acelerar, ni durante el adelantamiento, ni a la hora de incorporarte a tu carril. En caso contrario obstaculizaras el posible adelantamiento de otros coches que lo hieran después de ti.

Para facilitar el adelantamiento de vehículos que te precedan, deberás circular lo más pegado al margen derecho. Si fuese necesario, reduce la velocidad para facilitar la incorporación de otros vehículos a su carril.

Otro punto importante a tener en cuenta en las carreteras convencionales es quien tiene prioridad.

Es posible que te encuentres en situaciones donde tengas que ceder el paso o que te lo cedan y que no exista señalización que lo regule. Lo normal es que conozcas la normativa para estos casos y no tengas problemas, pero aun así te lo recordamos.

Artículo 62 del Reglamento General de Circulación (Orden de preferencia en ausencia de señalización)

orden-de-preferencia

Repasemos ahora los límites de velocidad para las carreteras convencionales.

El límite de velocidad en este tipo de vía está sujeto a la existencia o no de un arcén de 1,5 metros. Además, dependiendo del tipo de vehículo con el que circules tendrás que respetar un límite de velocidad distinto. Te lo contamos a continuación:

limites-de-velocidad-por-tipo-de-vehiculo
También debes recordar que existe una limitación mínima para cada una de las distintas vías. En autovías y autopistas es de 60km/h, para el resto de vías la mitad del límite establecido en cada caso. Si un vehículo es incapaz de superar la velocidad mínima, deberá circular con los cuatro intermitentes (alumbrado de emergencia).

Ante todo, precaución

Debido a sus características los accidentes más comunes suelen ser la salida de la carretera, colisión frontal o frontolateral y, en último caso, los atropellos.

¿Qué hacer en caso de presenciar un accidente?

Resaltar que es obligatorio prestar auxilio, en caso de no hacerlo te expones a fuertes sanciones.

Para saber cómo debes actuar ante un accidente de tráfico, Reparatucoche a desarrollado una guía para ti.Pasos a seguir si has sufrido un accidente

Dos pasos para reparar tu coche al mejor precio: ¿qué necesitas?PAGA HASTA EN 6 MESES SIN INTERESES
He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
o

Dinos qué le pasa a tu coche:

He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *