El calor afecta a tu coche

sol afecta coche

Conoce qué debes tener en cuenta para evitar los efectos del calor en tu coche

No solo a nosotros nos afectan las altas temperaturas del verano, sino que el calor también afecta a tu coche. Tras haber vivido un par de olas de calor, vemos necesario que conozcas qué le puede pasar a tu coche. Estas son las precauciones que debes tomar para mantener el rendimiento de tu vehículo al 100%.

Aparca en la sombra siempre que sea posible. Lo ideal es que lo dejes a cubierto, o que busques la sombra de un árbol, por ejemplo. Pero ten en cuenta la rotación del sol si lo vas a dejar mucho tiempo ahí. Ayúdate también de los parasoles delantero y trasero, e incluso, de los especiales para ventanillas. Esto evitará que la tapicería de tu coche comience a pelarse.

Protege la carrocería. Para que la pintura no envejezca de forma prematura, puedes cubrir tu coche con un cobertor especial para ello. Puede resultar un poco engorroso tener que ponerlo cada vez, pero tranquilo, que en el mercado hay otras opciones más prácticas. Por ejemplo, el vinilado de la carrocería o ceras protectoras que te ayudarán a conservar la pintura.

Revisa el estado del aire acondicionado. Es probable que, en las primeras puestas en funcionamiento tras el invierno, el aire desprenda mal olor. Para solucionarlo solo tienes que limpiar el filtro. Cuando subas al coche en verano, para alcanzar un rendimiento óptimo, baja todas las ventanillas y enciende el aire acondicionado a potencia media. A medida que el aire interior se vaya renovando, irás notando el cambio de temperatura. Cuando estés cómodo, sube las ventanillas para que el habitáculo se termine de aclimatar.

Líquido anticongelante. El líquido refrigerante, también llamado anticongelante, debe ser revisado incluso en verano, ya que, además de evitar la congelación, la función principal de este líquido es refrigerar el motor.

Presta atención a los limpiaparabrisas. Son uno de los componentes del coche que más desgaste suelen tener, ya que el sol y las altas temperaturas carcomen la goma de la que están hechos. Aunque en verano no suele llover, créenos que si lo hace, querrás tenerlos perfectos.

Adapta los neumáticos a las altas temperaturas. El calor del ambiente afecta aumentando la presión de los neumáticos, y además, el asfalto caliente también hace que éstos se desgasten con mayor rapidez. Para evitar accidentes, te recomendamos que revises la presión -con el neumático frío- cada dos semanas, así como el dibujo de la banda de rodadura. También hazlo antes de un viaje largo. Además, no olvides revisar el estado de la rueda de repuesto.

Comprueba el sistema de frenado con más frecuencia. Las pastillas de freno funcionan con fricción, que genera un gran calor en ésta y también en los discos. Si añadimos los grados extras por la elevada temperatura exterior, las pastillas se pueden desgastar con más rapidez. Los líquidos de frenos deben ser revisados con más frecuencia en época de verano, ya que todos los líquidos del coche pueden verse afectados por el calor.

Evita que el motor se caliente en exceso. De vez en cuando revisa la aguja de la temperatura, y si ves que el indicador muestra que el vehículo está muy caliente, páralo inmediatamente. Espera a que se enfríe para retomar la marcha, y si no lo hace, llama al servicio técnico para que compruebe el sistema de refrigeración.

Ten cuidado en los adelantamientos. En verano, con el aire acondicionado a tope, el motor sufre pérdida de potencia. Por eso, puede que tardemos más tiempo del que creemos en adelantar a un coche, sobre todo si se trata de un motor pequeño.

El calor también te afecta a ti

Sí, has leído bien. Los conductores también se ven afectados por el calor, hasta tal punto que, cuando la temperatura alcanza los 30ºC, aumenta en un 20% el riesgo de cometer un error en la conducción. Las altas temperaturas dan lugar a la fatiga, y esto merma la capacidad de reacción del conductor. Además, el asfalto y otros coches pueden producir deslumbramiento por el sol. Te aconsejamos que hagas paradas periódicas en tus viajes largos, para estirar las piernas y beber agua, y que consumas alimentos ligeros antes de subirte al coche.

Estos son algunos puntos clave a los que hay que prestar atención en verano para evitar que tu coche te deje plantado antes de esas ansiadas vacaciones. Además, ayudarás a alargar su vida útil. Pero tranquilo, si haces las revisiones necesarias y un buen chequeo general antes de viajar, disfrutarás de los días de descanso sin preocupaciones extras. Aquí te dejamos un directorio* de talleres donde puedes hacerlo. ¡Feliz agosto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *