Todo lo que deberíamos saber sobre la batería del coche convencional

batería del coche convencional

La batería del coche es uno de los elementos fundamentales del sistema de carga y su mantenimiento es esencial para un buen funcionamiento de tu vehículo.

Sin la batería del coche no iríamos a ningún lado. Este elemento es el encargado de aportar la energía para arrancar el coche, y a su vez para hacer funcionar otros mecanismos. Entre los mecanismos más importantes se encuentran los limpiaparabrisas, el cierre centralizado, la iluminación, el reloj y la radio.

¿Cómo funciona la batería del coche?

La batería es un acumulador de energía que proporciona la potencia eléctrica que necesita el motor de arranque para poner en marcha el motor. Además de servir al motor, alimenta a los equipos eléctricos del vehículo cuando se encuentra parado o ante una fuerte demanda de estos. Estos sistemas no precisan de tanta energía como el motor pero pueden descargarla si su uso es continuado.

Una vez que la batería cumple su función, necesita recargarse. Para ello, se vale del alternador.

¿Porqué cambiar la batería del coche?

Una batería en mal estado, puede dificultar el arranque del vehículo y generar una avería mayor que imposibilite el encendido del mismo. En épocas de altas o bajas temperaturas una batería gastada no podrá realizar sus funciones si se encuentra en malas condiciones, ya que es un elemento muy sensible a los cambios bruscos de temperatura.

¿Cuándo cambiar una batería?

Cada cuatro años la batería tiene fecha de caducidad, suelen estar en los cuatro años de vida útil, pero es recomendable cambiarla cuando percibas los primeros síntomas de fatiga. En los coches más modernos que disponen de multitud de componentes electrónicos puede ocurrir que la batería se desgaste antes de la fecha de caducidad normal. Y si, como conductor, decidiste añadir a tu vehículo sistemas eléctricos como un GPS puede ser que la batería que tengas no sea ya la adecuada y sea necesario una de amperaje mayor.

Se recomienda una revisión cada 6 meses o cuando el coche tenga los dos años, ya que el problema de fallo de batería es que no solo dejará de funcionar ésta sino también otros componentes como el motor o los sistemas eléctricos.

También se puede desgastar por el uso en las siguientes situaciones:

  • Si permanece mucho tiempo inactiva. Si no hacemos uso del coche, se puede quedar sin carga.
  • Cuando se usa demasiado, muchos ciclos de arranque o equipos electrónicos pocos habituales.
  • Ante cambios de temperaturas. Como hemos adelantado, una batería gastada no resistirá temperaturas muy altas o, por el contrario, a una ola de frío. Es especialmente importante revisar este componente del coche en invierno.
  • Si se estropea el alternador.

Además de las anteriores situaciones, existen una serie de indicios de muerte asegurada. Estos son:

  • Al vehículo le cuesta arrancar en las mañanas de invierno.
  • Cuando los bornes están sucios y oxidados.
  • Fallos puntuales en sistemas electrónicos como la radio o el elevalunas.
  • Se enciende el testigo de batería en el salpicadero del coche. Algunas baterías poseen un indicador de estado.
  • Cuando las luces no tienen la intensidad habitual. Esto no siempre significa que las bombillas se encuentran en mal estado, puede ser indicador de que la batería de tu vehículo ha llegado a su fin.

Si se da alguno de los indicios anteriores es recomendable que acudas a uno de nuestros talleres. Recuerda que cambiar la batería del coche no es una tarea fácil, ya que necesita de herramientas específicas y de la experiencia de profesionales. Además, debes saber que no todas las baterías son válidas para todos los coches. Por lo que, es importante que conozcas los diferentes tipos de baterías de coche que existen.

Consejos para cuidar la batería del coche

El mantenimiento del vehículo es esencial para su buen funcionamiento pero no siempre es suficiente llevar a cabo una revisiones generales. Existen componentes como la batería que requieren de un cuidado intensivo por las funciones que realizan. Este mantenimiento se acrecienta en aquellos vehículos que son más antiguos.

Con estos consejos vamos a intentar alargar la vida de nuestra batería.

  • Una de las medidas es intentar evitar las exposiciones a temperaturas extremas. Se recomienda que no sea superior a 30ºC ni inferior a los 5ºC. Ten en cuenta que la temperatura es un factor que puede provocar que la batería se descargue por completo.
  • Otra buena costumbre es arrancar pisando el embrague, así evitamos que genere un gasto extra de energía que tira de la batería. Recuerda que no es recomendable hacer el arranque con la radio puesta, el aire acondicionado o las luces.
  • No abusar de dispositivos electrónicos, y menos cuando el vehículo se encuentre parado. Con este tipo de dispositivos nos referimos a navegadores, neveras portátiles o aspiradores de coche.
  • Cuida los bornes de la batería para evitar su oxidación o la aparición de sulfato. Para un buen cuidado de los bornes puedes usar vaselina o un aerosol específico.
  • Desconectar la batería cuando tu vehículo vaya a estar mucho tiempo parado o sin moverse. Si no lo haces la probabilidad de que la batería no funcione cuando lo vuelvas a poner en marcha es alta.
  • Para que la batería se recupere por completo es preciso recorrer al menos diez kilómetros. Por ello, resulta fundamental que combines tus recorridos cortos con trayectos que superen esta distancia.
  • En vehículos antiguos es necesario controlar el nivel de agua destilada. Esta medida no hay que tomarla si eres propietario de un vehículo más moderno. Este tipo de vehículos ya no necesita llevar a cabo este mantenimiento.

¿Y el alternador?

Si queremos que nuestra batería dure su tiempo estimado deberemos cuidar también el alternador. Muchos vehículos tienen un gran número de componentes que usan la alimentación eléctrica. Estos componentes sin el alternador y la batería no funcionan. Si el alternador no genera la suficiente energía, no recarga correctamente la batería. De la misma manera, si genera mucha energía sobrecarga la batería provocando un desgaste prematuro.

En los vehículos actuales este problema no suele darse con frecuencia. Aún así, te recomendamos que no utilices sistemas eléctricos que no sean necesarios durante la marcha.  Puesto que, el alternador es el encargado de suministrar electricidad a tu coche mientras circula. Y si muchos componentes están conectados puede ocurrir que el alternador no disponga de suficiente capacidad para darles soporte. Ante esta situación el alternador tendría que recurrir a la batería. Si te has quedado con dudas sobre cómo funciona el alternador, te lo explicamos todo.

Si notas algunos de estos síntomas en tu vehículo, te recomendamos una revisión. Nunca sabes cuándo puede ocurrir. Quizás sea cuando menos los esperas y posiblemente sea en las circunstancias más incómodas como puede ser un día duro de trabajo o al llevar los niños al colegio.

Dos pasos para reparar tu coche al mejor precio: ¿qué necesitas?FINANCIACIÓN A TU MEDIDA
He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
o

Dinos qué le pasa a tu coche:

He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *